Biología

Inicio Evolución, Genética Una explicación sencilla del material genético y dos vueltas de tuerca que te sorprenderán

Una explicación sencilla del material genético y dos vueltas de tuerca que te sorprenderán

Publicado por Ramón Contreras

El material genético es el conjunto formado por el ADN (y en unas pocas ocasiones en virus el ARN)y las proteínas que se asocian con él. El material genético muchas veces lo empleamos como sinónimo de material hereditario o incluso de ADN mismo, aunque ya vemos por su definición que el material genético también incluye una serie de proteínas. En realidad, el material genético es un nombre bastante amplio que sirve para entender el concepto de herencia de forma simple.

El material genético es el conjunto de moléculas en el que se almacena la información (genética), que será transmitida a la descendencia durante la reproducción. Todos entendemos que el ADN será el principal compuesto del material genético, puesto que es el que codifica para los genes y otros compuestos necesarios para formar una célula. Técnicamente, una molécula de ADN podría dar lugar toda una célula nueva. Digo técnicamente porque en realidad el ADN necesita toda una maquinaria formada por un gran número de proteínas y enzimas para dar una célula nueva. Es como el dilema filosófico de qué fue antes el huevo o la gallina. ¿Qué es anterior, el ADN o la célula?

Igual que el huevo es anterior a la gallina, el ADN es anterior a la célula, solo que el nivel de complejidad de lo que entendemos ahora por ADN o por huevo es altísimo y ahora mismo no pueden darse sin la célula o la gallina, aunque versiones más sencillas (millones de veces más sencillas) de ellos sí pueden darse solos.

Como decimos, el material genético está guardado dentro de la célula en procariotas, dentro de cápsulas de proteínas en virus, y en los eucariotas se almacena dentro del núcleo. El primer material genético es posible que fuera de ARN (una molécula mucho más sencilla que el ADN) y que tuviera capacidad de autoprotegerse y autoreplicarse (hacer copias de sí mismo). Siguiendo con el huevo y la gallina, este ARN primitivo sería el huevo sencillo del que hablábamos. En la naturaleza todavía existen cadenas de ARN con capacidad de hacer estas dos funciones, que en la práctica las convierten en algo así como seres vivos, pues tienen la capacidad de reproducirse y de evolucionar. Aquí es donde se tocan los conceptos de materia vida y de material inerte. ¿Podemos considerar a un ARN con capacidad de autoreplicarse un ser vivo? El debate está abierto y posiblemente la respuesta correcta dependa de apreciaciones personales sobre qué es estar vivo.

En términos más sencillos en biología, el material genético contiene toda la información para crear un ser vivo. Ya sea ADN o ARN está claro que codifica para enzimas, otras proteínas necesarias o para secuencias de ARN con funciones diversas. Pero si no bastaba la complicación con los ARN autoreplicantes, los seres más complejos tienen otra parte. Como ya hemos dicho, el material genético incluye a las proteínas que acompañan al ADN. Estas proteínas tienen marcas epigenéticas (modificaciones en sus aminoácidos añadidas después de sintetizarse). Estas marcas ayudan a que las proteínas funcionen en determinados momentos. Pues bien, cuando acompañan al ADN para formar los gametos o el zigoto tienen marcas epigenéticas concretas, así que técnicamente también llevan información, por lo que son efectivamente parte del material genético.

Ya ves, el material genético es el ADN y las proteínas que se heredarán, llevarán la información de un ser vivo a su descendencia o que en definitiva se heredará. Sin embargo, a medida que avanzamos en su conocimiento se vuelve más complejo y apasionante. En biología, al final nada es tan sencillo como parece. No en vano, la evolución ha tenido millones de años para enredar las cosas.