Biología

Inicio Agro-ecología, Ecología, Edafología, General Labranza cero o siembra directa y su efecto sobre el C del suelo

Labranza cero o siembra directa y su efecto sobre el C del suelo

Publicado por Marlene

Hace más de dos décadas, los científicos comenzaron a proponer la labranza cero como una forma de mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) a través del almacenamiento de carbono (C) en los suelos. La labranza cero, como su nombre lo indica, es la práctica de la siembra directa de cultivos en un campo sin arar. La razón inicial para desarrollar y adoptar el manejo de la labranza cero durante la segunda mitad del siglo XX fue reducir la degradación del suelo por la erosión, y la labranza cero ha demostrado ser altamente efectiva para lograr este objetivo. La labranza cero también puede mejorar el ciclo de nutrientes, y en las regiones semiáridas y áridas donde el agua limita la producción de cultivos, la labranza cero puede conservar el agua en el suelo al mejorar la infiltración y reducir la evaporación con una cobertura suficiente de residuos de cultivos o cultivos de cobertura.
Los científicos tenían una base aparentemente sólida para promover la adopción de la gestión de la labranza cero en las tierras de cultivo como parte de un grupo de opciones para reducir la concentración de GEI en la atmósfera y estabilizar el sistema climático. Primero, era bien sabido que la conversión de bosques y praderas en tierras de cultivo, que se cultivan arando, conduce a una gran disminución en el C orgánico del suelo (COS). En segundo lugar, la investigación demostró que la labranza cero aumentó la estabilidad de los macroagregados y la formación de microagregados que condujeron a una mayor protección de C contra la descomposición microbiana. Tercero, los meta-análisis proporcionaron evidencia empírica de que había más C en los suelos con la conversión de una práctica intensiva de labranza completa a un manejo sin labranza. En consecuencia, los estudios empíricos y mecanicistas parecen confirmar que la labranza cero condujo a mayores cantidades de C en los suelos, y en las últimas dos décadas, la labranza cero ha sido generalmente una parte clave de los análisis de mitigación de GEI.
Sin embargo, los científicos comenzaron a hacer preguntas sobre la efectividad de la labranza cero como una forma de mitigar las emisiones de GEI. Después de todo, no todos los estudios encontraron que las existencias de COS aumentaron con el manejo sin labranza. Los estudios analizados en el este de Canadá mostraron que la labranza de inversión incorpora el residuo de cultivo C más profundo en el perfil del suelo, ralentizando la descomposición y negando algunos de los beneficios de la labranza cero para almacenar C. Esto llevó a los investigadores a la conclusión de que la gestión de la labranza cero tiende a aumentar el C en la capa superficial, pero la labranza total aumenta el COS en el perfil completo. Además, la labranza cero tiende a compactar la capa superior del suelo, lo que aumenta la masa del suelo en la capa superior, en comparación con un suelo arado. De hecho, algunos estudios mostraron que no hay diferencia en la cantidad de C en los suelos con la adopción del manejo de la labranza cero en comparación con la labranza total, y que las diferencias en el COS desde la superficie hasta el subsuelo debajo de la capa de arado se explican por la compactación y la redistribución de COS.

Categorías: Agro-ecología, Ecología, Edafología, General