Biología

Inicio Fisiología Animal Sistema Nervioso Central

Sistema Nervioso Central

Publicado por Ramón Contreras

En el momento en el que se desarrolla la pluricelularidad y los seres vivos aumentan en complejidad sus células empiezan a diferenciarse y cada una de ellas toma un rol determinado en la vida del ser vivo. Para coordinar a todas las partes del cuerpo es indispensable mantener informadas a todas las partes de lo que hacen las otras regiones. De igual manera se hace necesario un centro de información que reciba las señales externas, las procese y transmita las respuestas adecuadas para sobrevivir, este centro de mando del cuerpo de los animales se denomina Sistema Nervioso Central.

A medida que aumenta la especialización o complejidad evolutiva (que no la evolución) en los animales pluricelulares se pone de manifiesto la necesidad de crear un tejido capaz de coordinar todo. El Sistema nervioso central más estudiado es el de vertebrados. En ellos el Sistema nervioso central (SNC) está compuesto por el encéfalo y la espina dorsal. Ambos componentes son capaces de procesar y generar respuestas que serán transmitidas a los músculos para que se muevan, o las glándulas para que segreguen sustancias. Sin embargo, no todos los seres vivos tienen un SNC estructurado como los vertebrados, los pulpos, por ejemplo, cuentan con un cerebro central y luego tienen 8 ganglios (como cerebros accesorios más pequeños), uno por cada pata, que les ayudan a manejar con precisión cada pata e incluso cada ventosa de cada pata.

El cerebro de vertebrados se divide en regiones que controlan diversos componentes del cuerpo, sin embargo se encuentran todos agrupados y protegidos bajo el cráneo. Además del cerebro y la médula espinal el SNC también está formado por el mesencéfalo, el puente de Varolio, el bulbo raquídeo y el cerebelo (cada uno de estos ganglios está especializado en el control y la generación de respuestas de glándulas y áreas internas del cuerpo). Junto al cerebro forman el encéfalo y unen el cerebro con la médula espinal.

Por otra parte otros invertebrados cuentan con más de un ganglio cerebroideo. Los insectos por ejemplo cuentan con un ganglio central en la cabeza (similar al de vertebrados pero mucho más pequeño en proporción) y luego cuentan con varios ganglios más a lo largo de su dorso. En lugar de una médula espinal más o menos lisa y un cerebro unificado en la cabeza tienen varios ganglios repartidos por la espalda, especializados en procesar la información de determinadas regiones del cuerpo. Por ejemplo el ganglio subesofágico es el encargado de controlar las mandíbulas, las maxilas y los conductos salivales. Es por eso que muchos insectos sin cabeza todavía pueden moverse de forma coordinada y vivir varios días, por ejemplo.

Otros invertebrados como las estrellas de mar no cuentan con un SNC tan centralizado, los ganglios que controlan y coordinan el cuerpo se encuentran formando un anillo nervioso alrededor del esófago del que surgen nervios radiales que se extienden en todas las direcciones para coordinar el cuerpo. En general los animales que no tienen una simetría bilateral, medusas, estrellas de mar, esponjas, etc. el sistema nervioso no se haya tan centralizado. Por el contrario los grupos con simetría bilateral como anélidos, platelmintos, etc. se estructurarán con un ganglio principal (cerca de los ojos, la boca y los otros órganos de los sentidos) y varios ganglios accesorios a lo largo de su cuerpo segmentado, que irán disminuyendo en número a medida que aumente la complejidad del organismo.

Categorías: Fisiología Animal