Biología

Inicio Ecología Vegetación de ribera: características e impactos

Vegetación de ribera: características e impactos

Publicado por Victoria González

Las riberas son una discontinuidad paisajística. La ribera se define como la zona entre el lecho menor del río (cauce del periodo de estiaje) y la zona de máxima inundación. En el mediterráneo la vegetación de ribera está muy alterada, ya que las llanuras de inundación han sido un espacio de aprovechamiento agrícola durante mucho tiempo. Es una vegetación con un alto interés biológico pero que se encuentra muy amenazada.

Los aspectos a tener en cuenta a la hora de restaurar una ribera son: la naturaleza geológica y litológica, la topografía, las condiciones del régimen fluvial, las características edáficas, la calidad del agua, la dinámica geomorfológica y el macroclima.

Es importante conocer en qué tramo del río nos encontramos, y también la zonación tranversal:
– Acuáticas: se encuentran en las zonas más profundas del curso de agua en los tramos medios y bajos. En el tramo alto suele haber mucha erosión y no se encuentra vegetación acuática. Estas especies son importantes para el control de la calidad del agua.
– Helófitos: hacia la zona de la orilla la vegetación también puede vivir sumergida, aunque ya se encuentra enrraizada (por ejemplo los carrizos). Se encuentra generalmente fuera de las zonas con pendientes fuertes.
– Vegetación ripícola (lecho menor): se encuentra en el lecho menor del río, muy sometida a las embestidas del agua, especialmente en las crecidas. En primer lugar están las comunidades arbustivas, que soportan mejor las embestidas del agua (sauces). Después se encuentra una zona que solo está inundada en los momentos de crecida y que depende del agua freática. Suelen ser formaciones arbóreas: alisos y chopos en la primera banda y fresnos y olmos en la segunda.
A veces, debido a la acción del hombre, no se encuentra toda la zonación completa. Además, las zonas de ribera son a veces sesteaderos de ganado, por lo que aparecen especies nitrófilas.

En los ríos se producen perturbaciones naturales, aunque solo sean por los ciclos de crecida y decrecida de los mismos. Son enclaves en los que las especies extranjeras se enclavan fácilmente, ya que es fácil llegar por el agua y además, las condiciones térmicas son mejores. Además, hay grandes variaciones según el cauce, por ejemplo de topografía. La vegetación depende también de la capa freática. Son formaciones abiertas y llevan un cortejo florístico muy singular.

Importancia de las riberas:
– Riqueza biológica
– Protección frente a riadas
– Enriquecimiento en nutrientes
– Depuración de las aguas

Actuaciones con impacto en los ríos:
– Transvase: se vierte caudal pero va empobrecido en partículas y se desequilibra. El río coge sedimentos erosionando.
– Embalse: aunque el caudal se regula y sea el mismo, el río sedimenta en el embalse y al salir excava.
– Las cortas: aumenta la pendiente.
– Limpiezas de cauce
– Canalización: cualquier alteración de la sección transversal del cauce.
– Graveras: extracciones de áridos en llanuras de inundación y terrazas interfluviales.

Categorías: Ecología