Biología

Inicio Ecología Características de las selvas

Características de las selvas

Publicado por Ramón Contreras

Cuando se habla de selvas se tiende a pensar en los bosques tropicales, lugares casi inexplorados, con grandes árboles que entierran sus raíces al lado de ríos caudalosos con un griterío de animales salvajes. Aunque es cierto que los bosques tropicales muchas veces responden a la definición de selva, en biología se define la selva como un bosque cerrado (las copas de los árboles son espesas) y que además cuentan con varios pisos o estratos adicionales, con matorrales bajos, y de media altura con gran diversidad biológica. Este tipo de bosque, las selvas, no solo se encuentran en el tópico, sino que també hay, por ejemplo, en Alemania, donde la selva negra es el orgullo verde del país europeo.

También en Asia encontramos grandes regiones de tipo selva, aunque en esas regiones es más conocido como jungla. Los términos jungla y selva tienen un significado similar y en frecuentes ocasiones se suelen intercambiar en la vida coloquial, pero no debe ser así como terminología técnica propia de un biólogo. En otros idiomas no existe una diferencia semántica entre jungla y selva. Las junglas son selvas con características monzónicas o secas inaccesible, debido a lo densa de su vegetación.

Es cierto que la mayoría de las selvas se encuentran en las zonas tropicales, con gran humedad y altas temperaturas. Se calcula que en las selvas, en suma, son el reservorio de los dos tercios de la biodiversidad del planeta, siendo tan solo un 6% de la superficie emergida de la Tierra. Eso es debido a que en las selvas, a diferencia de otros sistemas eclógicos, pueden coexistir varias especies vegetales, cada una adecuada a unas condiciones de luz y gracias a ello pueden albergar una riqueza de fauna significativa, tanto de herbívoros como de carnívoros que se alimentan de estos.

En general se denominan selvas tropicales o ecuatoriales a las que se haya en esa región geográfica. Debido al carácter inexplorado de estas selvas cada año se describen nuevas especies, tanto de plantas como de animales, especialmente insectos y pequeños vertebrados. Una gran cantidad de medicamentos se han obtenido tras estudiar a estas especies, es por eso que debe existir un interés económico en la conservación de estos ambientes.

Las diferencias entre un bosque y una selva no son claras. Es normal que en los bosques también se establezcan diferentes pisos de vegetación, al menos un piso arbóreo y otro de sotobosque. Así que la verdadera diferencia entre uno y otro es la densidad del follaje arbóreo y del sotobosque. Normalmente las selvas se consideran perennes, mientras que los bosques y sus sotobosques pueden ser de hoja caduca.

Las características de un bioma para ser considerado una selva son una alta tasa pluviométrica anual, si las lluvias se extiendan durante todo el año se denominan pluviselvas y si no selvas secas. La latitud de la selva es frecuentemente intertropical, pero existen selvas más allá de los trópicos, como en Chile. La altitud tampoco es una característica definitoria, puesto que hay selvas desde casi el nivel del mar hasta más de los 2000 metros de altura.

Categorías: Ecología