Biología

Inicio Ecología Introducción a la demografía en los seres vivos

Introducción a la demografía en los seres vivos

Publicado por Victoria González

A través de la reproducción sexual los individuos de una población mezclan su material genético: el acervo genético es el conjunto de genes que comparten los individuos de una determinada población.
Los miembros de una población comparten nicho ecológico, y mantienen unos intercambios de materia y energía con otras poblaciones y con el ambiente: se alimentan de lo mismo y gastan los mismos recursos. El efecto de una población sobre el ambiente es diferente que el de cada individuo por separado, ya que la población funciona como una unidad. Por ejemplo, en una población de plantas, las raíces están a similar altura, por lo que absorben agua a la misma profundidad y al mismo tiempo. El efecto es diferente a que si fueran distintas especies.

Los pinos tienen gran capacidad de dispersión y es difícil delimitar poblaciones.

Como la población es un nivel de organización de la materia, tiene una serie de características específicas de dicho nivel:
– Densidad o tamaño: es el número de individuos de la población, y se puede expresar en términos relativos – individuos/espacio- o absolutos – individuos-. La densidad depende de las tasas de incremento o decremento de la población, y esto viene determinado por otros cuatro atributos: natalidad, mortalidad, inmigración y emigración.
– Distribución espacial de los individuos de la población.
– Distribución por edades.
– Distribución por sexos.

Uno de los problemas más frecuentes es como delimitar poblaciones. En algunos casos es sencillo, por ejemplo en el caso de las especies relictas que quedan al retirarse las glaciaciones: suelen formar poblaciones aisladas y pequeñas. En otros casos es más difícil: por ejemplo el pino albar tiene un área de distribución grande, por toda Europa y parte de Asia: los granos de polen pesan poco y tiene gran capacidad de dispersión, no hay manera de delimitar las poblaciones.
Una población tiene dos características que la definen: comparte acervo genético, e interacciona como un todo con el ambiente. Pero a veces estas características no se dan juntas, y se diferencian:
Demos: población cuyos individuos comparten acervo genético y están aisladas genéticamente de otras demos de la misma especie.
Avatares: población cuyos individuos interaccionan como un todo con el ambiente.
Muchas especies de mamíferos carnívoros, por ejemplo, tienen un comportamiento reproductor particular: el lobo forma pequeñas manadas o grupos que actúan como un todo en la caza, es decir, forman una unidad de interacción con el ambiente. Y tienen mayor eficacia que los individuos por separado: son un avatar. Pero los diferentes avatares de una zona geográfica no están aislados genéticamente, y es frecuente que los miembros de un avatar sean echados por el macho o hembra dominante, y acaben integrados en avatares diferentes, con los que no comparten acervo genético.
Otro problema se encuentra con las especies que no tienen reproducción sexual, que podrían formar avatares, pero no demos. Además, hacen muy difícil delimitar la población: muchas especies de plantas generan órganos subterráneos, de los que salen nuevos tallos, para reproducirse asexualmente. Genéticamente son el mismo individuo.
Subdisciplinas de la demografía:
– Análisis demográfico: estudio descriptivo de las poblaciones y de sus cambios a lo largo del tiempo.
– Dinámica de poblaciones: efecto de los factores ambientales sobre el tamaño y los cambios de tamaño de las poblaciones.

Categorías: Ecología