Biología

Inicio Ecología Biomas: Manglares

Biomas: Manglares

Publicado por Ramón Contreras

Los biomas se determinas por condiciones climáticas similares. Estos conjuntos de superficie terrestre suelen tener asociado un tipo de flora y fauna específico, especialmente adaptado a vivir en esas condiciones. Los biomas forman a su vez los grandes ecosistemas en los que se distribuye el mundo. Sin embargo, las características de varios biomas pueden ser muy diferentes a pesar de formar parte de un mismo ecosistema. Algunos de los biomas más conocidos son el desierto, la tundra o el bosque templado. De todos ellos puedes leer sus características más singulares en sus artículos: Desierto, Tundra y Bosque templado aquí (próximamente).

El manglar es un bioma típico de las zonas tropicales o subtropicales. Su característica fundamental y de la que toma nombre es la existencia de una especie vegetal, el árbol del mangle. Existen 6 especies de árboles que se consideran manglares. Todas ellas en incluyen en el género Rhizophora, el mejor conocido de la familia taxonómica Rhizophoraceae. Sin embargo se han contado alrededor de 50 especies relacionadas, de la misma familia, pero de otros géneros que pueden formar estructuras vegetales similares a los manglares y por extensión se les denomina igual. Las diferentes especies de mangle tienen características que los diferencian, no solo de lugar de origen sino de capacidad de crecimiento, tipo de suelo que prefieren o capacidad para crecer en medio salino. Es por esto que diferentes especies de mangle pueden encontrarse en el mismo manglar de esta manera se crea una distribución desde las que son capaces de soportar mayores cantidades de sal y crecen en suelos muy sueltos, hasta otras especies que se podría decir que son casi de tierra firme.

El manglar es exclusivo de zonas de agua salobre, ya sea en estuarios o deltas de ríos en su desembocadura al mar y también las zonas costeras cercanas (golfos, marismas, etc.). Los manglares son un árbol excepcional que es capaz de crecer en agua con alto contenido en sal. Además sus raíces, adaptadas a estar sumergidas parcialmente en agua y no enterradas, forman una intrincada estructura laberíntica muy característica que forma un hábitat único para la proliferación de una fauna y una flora acompañante de los mangles especializada, tanto de peces y crustáceos marinos, como de aves y anfibios.

Los árboles de los manglares son de rápido crecimiento. Son una barrera natural contra maremotos y huracanes y ayudan a mantener la costa en condiciones óptimas para la vida de otros organismos, de ahí su altísima importancia biológica. Sus raíces que proliferan rápidamente y en gran número ayudan a fijar el terreno blando y suave, muchas veces arenoso, en el que crecen a la salida de los ríos, evitando los deslizamientos de tierra durante las crecidas o los temporales oceánicos. La productividad primaria de los manglares es muy alta, debido a ellos se mantiene una tasa de producción de biomasa elevada en estos ecosistemas, gracias a los manglares se ha creado una importante red trófica que alberga a gran número de especies animales que interaccionan entre sí entre las raíces sumergidas de los mangles.

Categorías: Ecología