Biología

Inicio Botánica Ginkgo

Ginkgo

Publicado por Ramón Contreras

Ginkgo es el nombre común de un árbol exótico cuyo nombre científico más utilizado es Ginkgo biloba, aunque existen unos diez sinónimos para la nomenclatura científica, dependiendo la clasificación taxonómica empleada.

Filogenia e historia evolutiva: el ginkgo es un árbol que se ha resistido a la clasificación durante muchos años. En la actualidad se le considera un “fósil viviente”, uno de los pocos superviviente de otra era geológica. El ginkgo es un representante de la Clase Gymnospermae (gimnospermas) dentro de la División Spermatophyta. A partir de ahí su clasificación es única. Ginkgo biloba es la única especie del género Ginkgo, uno representante de la Familia Ginkgoaceae, única a su vez del Orden Ginkgoales, de la subclase Ginkgoidae, de las Gymnospermae. Fue descrito en 1691 por el alemán Engelbert Kaemfer que llevó semillas desde Japón a Europa para plantarlos y enseñar este exótico árbol.

Las hojas de Ginkgo se vuelven doradas en otoño, creando sensación en parques y jardines.

Las hojas de Ginkgo se vuelven doradas en otoño, creando sensación en parques y jardines.

Como se ve, no tiene parientes evolutivamente cercanos, la Familia Ginkgoaceae tuvo hasta 8 géneros, todos extintos desde hace unos 10.000 años, a excepción de Ginkgo biloba. Existen más de 25 cultivares diferentes, que si bien pertenecen a la misma especie, presentan diferencias apreciables entre ellos debido al aislamiento y a la intervención humana de su cultivo.

Descripción: el ginkgo es una especie de árbol muy longeva que puede vivir durante miles años, en los que alcanza alturas de unos 35 metros. Su copa es piramidal, muy estrecha en la punta con varios troncos de ramas gruesas. Su corteza es gris con hendiduras muy pronunciadas. Se distingue muy bien por sus hojas planas con forma de abanico con lóbulos y nervadura dicotómica. Las hojas caducifolias adquieren un color dorado en otoño que alterna sorprendentemente con su color verdoso claro.

Distribución y hábitat, ecología: los ginkgos actuales son originarios de China central y Corea, donde crecen silvestres todavía. Sin embargo, parecen adaptarse muy bien a otras condiciones, lo que ha permitido su expansión por el ser humano a todo el mundo.

Reproducción: los árboles presentan sexos separados. Los Ginkgos machos tienen unas inflorescencias amarillas en racimos que nacen en brotes cortos. En los árboles femeninos las flores están agrupadas en bajo número, un par o tres, dando una semilla comestible con un color amarillento, que pueden confundirse con frutos, drupas, aunque en realidad son semillas con una capa carnosa y dentro de la segunda estaría el endosperma, que cuando es carnoso produce lo que denominamos fruto.

Interacción con el ser humano
: Los Ginkgos han pasado a formar parte de parques y jardines en todo el mundo, desde Japón fueron a Europa, por donde se extendieron desde España hasta Inglaterra y de Europa fue llevado a América donde también se utilizó por la belleza de sus hojas tanto verdes como por sus tonos dorados en otoño y su porte. La medicina tradicional china usa de sus hojas para mejorar la circulación. Por su parte estudios realizados en 2012 sobre los beneficios de tomar ginkgo para el Alzehimer parecen demostrar que no hay mejoría alguna.

Estado de conservación: Ginkgo biloba está en estado Amenazado según la clasificación de UICN, debido principalmente a la poca superficie que mantiene esta especie de forma natural.

Categorías: Botánica