Biología

Inicio Botánica El caqui

El caqui

Publicado por Ramón Contreras

El caqui es el fruto de varios árboles denominados también caquis. Esta fruta de otoño es normalmente muy blanda, por lo que su incidencia en el mercado ha sido históricamente baja. Sin embargo las nuevas técnicas de conservación, maduración y transporte han conseguido endurecer el fruto después de recogerlo, abaratando el coste y disminuyendo las pérdidas. Estos caquis duros se conocen como persimones y puedes leer más sobre cómo se hacen en nuestro artículo aquí.

El interior de los caquis presenta una zona gelatinosa y otra más consistente, auqnue se come todo el fruto.

El interior de los caquis presenta una zona gelatinosa y otra más consistente, auqnue se come todo el fruto.

Filogenia e historia evolutiva: el nombre científico del caqui es Diospyros kaki. Éste género comprende unas 750 especies arbóreas, aunque se han llegado a describir más de mil. La Familia taxonómica de este árbol es Ebenaceae (que recibe el nombre del ébano), dentro del Orden Ericales, de la Clase Magnoliosida, incluida a su vez en la división de las fanerógamas, Magnoliophyta. Como ocurre en otras especies de árboles frutales existen diferentes variedades de esta especie que se diferencian en su astringencia y en su tiempo de maduración. Hay unas 10 variedades de relevancia comercial, siendo las más imporantes la americana Triumph (conocida como Sharoni en Israel), Rojo brillante (principal variedad producida en España) y Persimon (variedad de la que toma el nombre el fruto tratado industrialmente). Nueva variedades aparecen continuamente derivadas de la polinización cruzada entre dos de las variedades existentes.

Descripción: el caqui es un árbol de hoja caduca que alcanza un porte de unos 10 metros de altura. La forma de su copa es ligeramente piramidal. Sus ramas de madera dura y recta tienen hojas alternas y duras. Las hojas verdes brillantes son de más de 10 cm. Existen tanto árboles masculinos y femeninos como hermafroditas. Las flores femeninas se diferencian por aparecer solas en la axila de la hoja, mientras que las masculinas se agrupan, frecuentemente de 3 en 3. La polinización es mediante insectos. El fruto o caqui son bayas de interior gelatinoso. El fruto tiene la piel lisa y de color naranja o rojizo, como la pulpa, son de forma ovalada. Los caquis sin semillas son el producto de la partenogénesis en las flores de árboles femeninos sin fecundar.

Distribución y hábitat: el caqui es originario de Asia, más concretamente de Japón. Donde se conoce su cultivo desde el siglo VIII. Desde este país su cultivo pasó a América y de ahí a Europa entrando por España sobre el siglo XIX, aunque ya se conocía desde el siglo XIII gracias a Marco Polo. En la actualidad el caqui se cultiva por todo el mundo. Los principales productores son China con más de 3 millones de toneladas, Japón, Estados Unidos y en Europa España e Italia. Este árbol está muy bien adaptado al clima mediterráneo, sus flores aguantan mal las heladas primaverales. Necesita veranos muy soleados con calor y cuanto más largos mejor, de hecho muchas veces pierde las hojas antes de llegar a madurar sus frutos. La humedad no va bien a su sistema radicular corto y sensible, por lo que el suelo tiene que estar bien drenado.

Interacción con el ser humano: la producción mundial de caquis no es muy elevada y la mayoría de su producción se destina al autoconsumo debido a la fragilidad de su fruto. Se puede sembrar desde semillas o bien por acodos de raíz o sobre pies de otras especies cercanas, otorgándole así mayor resistencia s suelos húmedos o al frío. La astringencia del fruto se elimina mediante procesos industriales con etanol. Para ello debe recogerse el fruto inmaduro y mantenerlo en una cámara controlada durante 2 a 4 días.

Categorías: Botánica