Biología

Inicio Botánica Azufaifos para el otoño

Azufaifos para el otoño

Publicado por Ramón Contreras

El azufaifo, jujube o jinjolero es un arbusto mediterráneo cuya madera de gran calidad llevo al borde de la extinción de esta planta en la península ibérica, puesto que se talaron de forma masiva para construir la Armada Invencible española con unas 127 naves.

Filogenia e historia evolutiva: el nombre científico del jinjolero es Ziziphus zizyphus. El género Ziziphus comprende tan solo unas 40 especies casi todas asiáticas, hay bastantes europeas y también en América podemos encontrar alguna especie del género. Pertenece a la Familia taxonómica Rhamnaceae, dentro del Orden Rosales, de la Clase Magnoliopsida de la División Magnoliophyta. Dentor del género hay 3 especies que han sido de interés humano, y sus cruces han dado lugar a los azufaifos de uso agrícola que se conocen. Dichas especies son Z. zizyphus, Z. lotus y , Z. mauritiana las dos últimas se encuentran en el norte de África.

Las azufaifas pueden comerse cuando su piel se vuelve marrón.

Las azufaifas pueden comerse cuando su piel se vuelve marrón.

Descripción: el azufaifo es un arbusto de ramaje denso que si se poda correctamente puede tener porte arbustivo de más de 3 metros, llegando hasta los 10 con tiempo suficiente, puesto que es de crecimiento lento. Sus tronco recto y sus ramas pueden presentar espinas destinadas a defenderse de los herbívoros. Este arbusto pierde sus hojas en invierno. Las hojas ovaladas tienen el margen dentado (como muchas Rosales) son rígidas con 3 nervios marcados y de un color verde brillante. Tienen un peciolo pequeño y salen de las ramas jóvenes de forma alterna. Las flores amarillas son hermafroditas con una estructura pentamérica, típica de Rosales (5 pétalos, 5 sépalos y 5 estambres). Las flores salen en las axilas de las hojas y tienen un tamaño menor de 5 mm. El fruto, una drupa del tamaño de una oliva, es comestible. Al final de verano maduran y pasan de un color verde a marrón. Su textura es ligeramente harinosa , como la manzana, también con sabores dulces y ácidos. Además de por la única semilla del fruto puede reproducirse por esqueje. su sistema radicular especialmente extenso es capaz de profundizar mucho más que otros frutales para obtener agua.


Distribución y hábitat
: el jinjolero Z. zizyphus es originario de Asia, aunque se ha adecuado muy bien a la cuenca mediterránea, por la que se extiende en toda su extensión. Se adapta muy bien a todo tipo de suelos, tanto ácidos como alcalinos. Sus requerimientos hídricos son escasos, soportando muy bien estaciones de aridez y soporta las heladas moderadas. Para su mejor crecimiento necesita una alta insolación. Debido a su sistema de raices tan extendido es capaz de vivir en ecosistemas dunares y fijar la tierra, por lo que se le considera un buen colonizador, aunque de crecimiento muy lento.


Interacción con el ser humano
: el jinjolero no está en peligro de extinción como especie, si bien parece haber caído en el olvido del uso agrario debido a su fruto poco aparente y su lentitud de crecimiento. Su madera es enormemente valorada, de hecho algunos de los famosos violines Stradivarius se realizaron con este tipo de madera. Su fruto contiene más vitamina C que el mismo peso de un cítrico y tiene alto contenido en azucares y almidón. La medicina tradicional usa todas las partes de este arbusto para tratar afecciones respiratorias.

Categorías: Botánica