Biología

Inicio Biología celular, Bioquímica Proteinas del Complejo Mayor de Histocompatibilidad Clase I

Proteinas del Complejo Mayor de Histocompatibilidad Clase I

Publicado por Ramón Contreras

El complejo mayor de histocompatibilidad (en inglés abreviado como MHC) es un conjunto de glicoproteínas que tendrán un papel imprescindible en la generación de la respuesta inmune. Estás moléculas se encuentran en la superficie de las células para ser reconocidos por los linfocitos T, de esta manera el glóbulo blanco reconocerá la célula como propia y no la atacara. Esto es una parte esencial del sistema inmune adaptativo (lee más de él aquí). Los antígenos leucocitarios humanos HLA son la versión humana del MHC. Todo el brazo corto del cromosoma 6 esta formado por el CMH. A su vez podemos dividirlo en dos regiones dependiendo de los genes que contengan. La región más cercana al telómero es la clase I, esta región es la más conservada entre especies y sus proteínas se encontraran en todas las células del cuerpo del animal (excepto en glóbulos rojos y células germinales). Incluyen unas 2 megabases de ADN.

La Clase I está formado por los genes HLA-A, HLA-B y HLA-C. Estos genes tienen alta variabilidad, como las manchas de un guepardo, se han contado entre 2.000 y 3.000 alelos para cada uno dando lugar a una cantidad enorme de posibles combinaciones. Los genes de clase I no clásicos son HLA-E, HLA-F, HLA-G, HFE, y los MIC los cuales producirán proteínas que no se relacionan con los linfócitos T, sino con las células Natural Killer. Por ejemplo, las HLA-G se expresan solo durante la vida embrionaria y permitirán que la madre reconozca el feto como parte de su organismo y no acabe con él. Los genes de la clase I se expresarán en todas las células nucleadas del cuerpo. Una molécula del MHC de Clase I estará formada como un heterodímero de varias proteínas tomando la forma de una inmunoglobulina. Una región que unirá la membrana celular, 3 regiones estructurales denominadas cadena pesada alfa 1, 2 y 3 (provenientes de genes HLA diferentes) y una región beta microglobulina, que se codifica en el cromosoma 15 y que siempre será la misma. El orden es el siguiente: membrana celular-región transmembrana-alfa3-alfa1-alfa2-beta microglobulina. La zona de reconocimiento de antígenos (péptido propio) se encuentra entre alfa 1 y 2. La beta microglobulina se unirá mediante un enlace no covalente.

Los Clase I tomarán péptidos generados por la degradación de proteínas internas de la célula (generadas por el proteosoma) y las pondrán en la membrana para que el linfocito T reconozca la célula. El péptido se unirá a la glucoproteína dentro de la célula y será translocado fuera con la CMH. Si una célula presenta un péptido extraño (de un virus, bacteria o de una proteína mal sintetizada) el linfocito T cototóxicos reconocerá que esa célula está siendo atacada o que no funciona buen y pasará a su eliminación.

Los genes de clase II (la región más cercana al centrómero) darán lugar a las regiones de la glucoproteína y formarán glucoproteínas diferentes a las de tipo I. Su función es similar, presentar antígenos a los linfócitos T, pero estos se encargan de presentar péptidos en tipos celulares más concretos. Lee mas de ellos en su articulo próximamente.

Categorías: Biología celular, Bioquímica