Biología

Inicio Bioquímica Sorgo: Despertando sus flavonoides para resistir heladas

Sorgo: Despertando sus flavonoides para resistir heladas

Publicado por Ramón Contreras

El sorgo es uno de los cereales más usados en el mundo. Es el quinto más consumido por los seres humanos. Sus características nutricionales y fisiológicas son muy parecidas al maíz, aunque tienen algunas diferencias. Por ejemplo el sorgo es más resistente a la sequía, al calor o la salinidad y tiene unas capacidades mejores para resistir el estrés generado por hongos y otras enfermedades. Pero no todo va a ser bueno, en comparación con el maíz, uno de sus parientes más cercanos, el sorgo es mucho menos resistente al frío. Esto es un problema para la extensión mundial de sus cultivos, que ha empezado de forma bastante reciente si la comparamos con los otros grandes cereales como son el arroz, el trigo o el maíz. Sobre todo esto es un impedimento para su extensión por el norte del continente americano, donde EE. UU. es el principal productor mundial de sorgo.

Los sorgos son un grupo bastante heterogéneo. Se incluyen 31 especies dentro del género (lee más de ellas aquí). En cualquier caso un estudio llevado a cabo el año 2020 encontró que algunas especies del género tenían la potencialidad de protegerse del frío gracias a un compuesto flavonoide que se sintetiza en las hojas y que justamente otorga su resistencia a plagas de hongos. Se observó que existían 3 grupos de especies, uno en el que las especies no producen flavonoides, otro en que solo los producen en condiciones de estrés por hongos y un último grupo en el que su síntesis es constitucional. Los flavonoides son un producto secundario del metabolismo de la mayoría de las plantas terrestres. Son un grupo muy amplio de moléculas que se sintetizan a partir de una fenilalanina y 3 moléculas de malonil-CoA. Tienen una función muy variada principalmente en la defensa contra depredadores y parásitos, pero también como protección de los rayos ultravioleta y interviene en la regulación del transporte de las hormonas del grupo de las auxinas. El problema de los flavonoides del sorgo es que no se encuentra en las raíces de las variedades más interesantes desde el punto de vista comercial que son las que se ven afectadas por el frío y las que se mueren durante las heladas.

Los investigadores apuntan a inducir la síntesis de estos compuestos en la raíces que ayudarían a que no se formasen cristales de hielo en las células y en consecuencia las protegerían de las roturas. La idea sería extender la presencia de este flavoniode a otras especies más comerciales. El sorgo se planta tarde, bien entrada la primavera o el inicio del verano, en aquellas regiones con las condiciones óptimas esto no es un problema, puesto que poseen veranos largos, pero cuanto más al norte se va antes empiezan las heladas de otoño e invierno.

Además, se estudia el uso de microorganismos simbiontes que ayudarían a la protección de las raices. Estos organismos se beneficiarían de los flavonoides y ayudarían a provocar una reacción temprana para preparar a la planta de forma más eficiente. Las comunidades bacterianas ayudarían a proteger además la raíz de posibles hongos

Categorías: Bioquímica