Biología

Inicio Biología del desarrollo Por qué es importante el ácido fólico para las embarazadas

Por qué es importante el ácido fólico para las embarazadas

Publicado por Ramón Contreras

Si tú y tu pareja está pensando en tener un hijo, deberías consultar con tu médico cuáles son las mejores opciones respecto a dieta, medicamentos y otras condiciones. Este artículo solo pretende mostrar algunas, que no todas, de las recomendaciones que se dan para llevar a buen término un embarazo con la mayor probabilidad de éxito. En ningún caso debe tomarse como un consejo de salud o sanidad.

El aguacate es una buena fuente de ácido fólico

Dicho esto, son muchas las recomendaciones que se dan a las embarazadas o a las que están intentando quedarse en cinta. Algunas de las más comunes y conocidas están relacionadas con la dieta. Sin embargo, hoy vamos a hablar de las que tienen que ver con los suplementos. En teoría, la dieta y el cuerpo humano deberían ser suficiente para que un embarazo llegase a término, ¿no?

En teoría sí, tan solo con una dieta sana y equilibrada es garantía de que la mayoría de embarazos serán exitosos. Y aquí está el quid de la cuestión, la mayoría. La naturaleza no necesita que todos los embarazos lleguen a término, en realidad ni siquiera todos, solo los justos para que la especie prospere. En cambio, a nosotros a nivel individual nos preocupa que nuestro embarazo sea exitoso. Por eso se recomienda suplementar la dieta, aunque sea sana y equilibrada y la mujer no tenga carencias metabólicas. Siempre será mejor asegurar todo lo que esté en nuestra mano para controlar la mayor cantidad de variables, que no son pocas en un embarazo.

El ácido fólico o folato es uno de los compuestos que de forma rutinaria se recomiendan a las mujeres que quieren quedarse embarazadas. Es un ácido esencial, dentro del grupo de las vitaminas B, que ayudará al desarrollo del sistema nervioso central y a la formación de células nuevas. En realidad se recomienda la ingesta de ácido fólico a toda la población femenina en general, pero especialmente para las embarazadas.

En el embrión, el sistema nervioso se creará durante los 3 primeros meses, por lo que se recomienda tomar ácido fólico durante todo ese tiempo. Si no tiene la cantidad suficiente, se dan problemas de médula espinal y cerebrales, como la anencefalia, que llevan a la muerte del embrión. Pero además, se recomienda tomarlo con hasta 3 meses de antelación al embarazo. Esto es debido a que así nos aseguramos que la cantidad de este ácido esencial en el torrente sanguíneo y en las reservas de la madre puede cubrir sin problemas la demanda del embrión en desarrollo.

Las frutas son la mejor fuente de ácido fólico, el aguacate entre ellas contiene alrededor de 0,165 mg por cada 100 g. El problema es que se recomienda tomar 0,4 mg al día. Las verduras de hoja cruda y los cítricos son una fuente de ácido fólico, pero también el brócoli o el hígado y otras vísceras.

La carencia de folato se mide en un análisis de sangre. El tamaño anormalmente grande de los glóbulos rojos está relacionado con el déficit de vitaminas B, ya puede ser por la B12 o por el ácido fólico. Por lo que un primer análisis indica que algo va mal y luego se ha de realizar un segundo análisis para ver cuál de las vitaminas del grupo B es la que está faltando.