Biología

Inicio Zoología El camello

El camello

Publicado por Ramón Contreras

Los camellos son los animales ungulados con dos jorobas. Los dromedarios, de los que puedes leer más en nuestro artículo aquí, pertenecen al mismo género, pero se diferencian, entre otras cosas, en que poseen una sola joroba.

Filogenia e historia evolutiva: se conoce comúnmente como camellos a las 3 especies del género Camelus. Estas son Camelus ferus, la única especie silvestre en la actualidad. Camelus bactrianus, la especie más extendida y domesticada del género. Finalmente se encuentran en este género C. dromedarius, los dromedarios, muy emparentados con los camellos. Todos ellos pertenecen a la Familia Camelidae, que comparten con las 4 especies que habitan en América del sur, la alpaca, la vicuña, el guanaco y la llama. Todos ellos pertenecen al Orden taxonómico Artiodactyla, los artiodáctilos. A su vez pertenecen al Superorden Ungulata (los ungulados), dentro de la Clase Mammalia, del Reino Animalia. Al principio se creía que el camello doméstico (C. bactrianus) era descendiente del camello salvaje (C. ferus), sin embargo las pruebas de ADN han demostrado lo contrario, por lo que la especie de camellos C. bactrianus existe exclusivamente domesticados.

Descripción: los camellos son herbívoros rumiantes cuadrúpedos. Artiodáctilos sin cuernos y sin hocico. Los camellos son uno de los animales con más adaptaciones a su hábitat natural, el desierto del Gobi. Presentan dos jorobas en su espalda donde almacenan grasa que les sirve de reservorio para soportar largas temporadas sin comer, hasta dos semanas, y una semana sin agua. Un camello adulto alcanza más de dos metros de alto siendo más de medio metro las jorobas y pesan unos 700 kg. Cada primavera el camello muda de pelaje en las zonas de marcado invierno. Sus pies tienen gruesas almohadillas para caminar por terrenos pedregosos. Su andar, moviendo las piernas del mismo lado a la vez, le ha denominado el apodo de “barco del desierto”. Su carácter es pasivo excepto los machos en época de cría. Éstos pueden diferenciarse por tener la duola inflamada. Un órgano en el cuello que emplea para hacer su reclamo e imponerse a otros machos.

Los camellos con su grueso pelaje de invierno resisten las bajas temperaturas del Gobi.

Los camellos con su grueso pelaje de invierno resisten las bajas temperaturas del Gobi.

Distribución y hábitat: los camellos salvajes han visto muy reducida su área de distribución hasta estar tan solo presentes de forma salvaje en el desierto del Gobi. El camello doméstico está ampliamente extendido por el mundo llevado por el ser humano. Su hábitat natural es un clima muy severo, el desierto de centro Asia, uno de los mayores del mundo. Donde la vegetación es muy escasa y casi sin precipitaciones. Este desierto pedregoso con grandes eriales tiene unas temperaturas de -40ºC en invierno hasta más de 50ºC en verano.

Interacción con el ser humano: el camello bactriano, es el más común de los camélidos. Esta especie ya no se encuentra en estado salvaje. Aunque existen poblaciones semisalvajes en zonas donde han escapado. La resistencia a la sequía del camello ha hecho que se empleasen estos animales en la colonización de climas semidesérticos, como Australia y los desiertos de África. Se utiliza tanto como montura como animal de carga a demás de cómo recurso para obtener piel, leche y carne en Mongolia donde el camello es la principal fuente de recursos de los nómadas del centro de Asia. La otra especie de camello, C. ferus, está catalogada por la UICN como en peligro crítico de extinción.

Categorías: Zoología

Un comentario para “El camello”