Biología

Inicio Botánica, Taxonomía Tipos de vegetales: las hepáticas

Tipos de vegetales: las hepáticas

Publicado por Victoria González

Las hepáticas son un tipo de briófitos que pertenecen a la clase Marchantiópsida. Su esporofito presenta un crecimiento definido y consta de un pie, un pedúnculo o seta y una cápsula sin estomas. La cápsula se diferencia en dos partes: el anfitecio, que forma las paredes de la cápsula, y el endotecio, que contiene los sacos esporógenos. Los sacos esporógenos forman dos tipos de células: las esporas o células reproductoras, y los elaterios, estériles, que ayudan a diseminar las esporas.

Las células del gametofito presentan plastos y oleocuerpos, unos corpúsculos con membrana propia que contienen polímeros de sesquiterpenos y terpenos que le confieren cierto aroma. El protonema, precursor del gametofito, es fugaz, frente al de los musgos que es persistente, y no suele ser de tipo filamentoso.
En cuanto a sus características citológicas, las células de los tejidos de las hepáticas suelen ser poligonales. Sus paredes celulares contienen celulosa, pueden absorber vapor de agua y estan más o menos engrosadas. En algunos grupos se observan unos engrosamientos angulares llamados trígonos. En la epidermis puede haber papilas, arrugas e incluso pelos.

Diversidad morfológica de las hepáticas:
Orden Calobryales: son un grupo de hepáticas bastante primitivo. Tienen aspecto de musgos y presentan rizomas y aerolación parenquimática en las hojas. Los esporofitos tienen una cápsula que se abre por una hendidura longitudinal. Un ejemplo es Calobrya haplomitrium, típica del norte de Europa.

Orden Jungermanniales: son las hepáticas foliosas. En el gametofito, sus hojas se disponen en dos hileras. Las hojas tienen gran diversidad morfológica y pueden ser muy divididas, emarginadas, etc., pero nunca presentan nervio y tienen aerolación parenquimática. A veces el caulidio puede presentar por detrás una tercera hilera de hojas, llamada anfigastro, cuya función no se conoce bien pero que podría aumentar la superficie de captación de agua. En el envés de las hojas pueden presentar una bolsa acuífera, típica de epífitas y saxícolas, que también ayuda a retener agua. En el esporofito, la cápsula se abre por una dehiscencia en cuatro valvas, liberando esporas y elaterios.

Orden Metgeriales: son hepáticas talosas. El gametofito no presenta diferenciación ninguna de tejidos y sus células tienen plastos y cuerpos oleosos. El esporofito está en posición subterminal o en la axila de las valvas, y la dehiscencia o apertura de la cápsula es en cuatro valvas, liberando esporas y eláteres.

Orden Sphaerocarpales: viven en climas extremos. El gametofito puede estar formado por pequeños lóbulos o bien ser un eje sobre el que se desarrolla una lámina. El anteridio y el arquegonio van protegidos por un periantio bastante desarrollado. El esporofito no tiene seta o pedúnculo, tan solo presenta pie y cápsula. La pared del esporangio tiene un único estrato de células. Viven inmersas generalmente en aguas efímeras, cuando se seca el sustrato desaparecen y tan solo permanecen las esporas. Al igual que las Metgeriales, no presentan diferenciación de tejidos.

Orden Marchantiales: también son de tipo taloso. La epidermis del gametofito está interrumpida de vez en cuando por poros, tiene tejido asimilador y un tejido parenquimático de reserva, con pocos plastos y muchos oleocuerpos. Los rizoides son unicelulares, unos de paredes lisas y otros rugosos. Además, presentan escamas de morfología variable, que suelen ser hialinas o rojo púrpura. Su función es proteger de la insolación.

Orden Monocleales: representadas por un único género: Monoclea. El gametofito tiene seta y cápsula similar a la de las Metgeriales pero que se abre por fisura longitudinal para liberar las esporas.

Categorías: Botánica, Taxonomía