Biología

Inicio Ecología, General La producción secundaria 

La producción secundaria 

Publicado por Marlene

La producción secundaria representa la formación de masa viva de una población heterótrofa o grupo de poblaciones durante un período de tiempo. Es el equivalente heterótrofo de la producción primaria neta por autótrofos. Llevada a su extremo, la producción secundaria puede representar la formación de masa para todo un nivel trófico. La producción animal casi siempre se mide a nivel de la población, independientemente de si uno está considerando una sola población, un grupo de poblaciones o un nivel trófico completo. Si se busca medir la producción de un nivel trófico completo, se debe sumar la producción de todas las poblaciones dentro de ese nivel, o al menos las más importantes. En contraste, la producción de heterótrofos no animales típicamente se estima para todas las poblaciones simultáneamente, por ejemplo, a partir de la incorporación de leucina radiomarcada (para bacterias). 

La producción secundaria se ha visto históricamente en el contexto del flujo de energía a través de niveles tróficos. Los primeros estudios de flujo de energía utilizaron medidas energéticas (como las Kilocalorías). Sin embargo, la mayoría de las estimaciones de producción actuales, ya sea para productores primarios (autótrofos) o productores secundarios (heterótrofos), se expresan como masa (gramos de carbono o gramos de masa seca). Si bien las unidades de biomasa de la población a menudo se presentan como gramos/m2, la unidad típica para la producción secundaria incorpora tiempo (por ejemplo, gramos m-2 año-1, gramos m-2 semana-1). Tendemos a pensar en la biomasa como una variable estructural (o estática) y la producción como una variable funcional porque esta última mide un proceso ecológico a través del tiempo. 

Durante mucho tiempo se ha reconocido que no todos los alimentos consumidos por un individuo se convierten en nueva masa animal. Considere la posibilidad de un caracol corriente que pasta en algas. Solo una fracción del material ingerido (I) se asimila en el tracto digestivo; el resto se pasa como heces (H). Del material asimilado, solo una fracción contribuye al crecimiento de la masa de un individuo o a la reproducción, ambos en última instancia, representan la producción (P). La mayor parte del resto se utiliza para la respiración (R). Una pequeña parte de la energía se pierde en la excreción, pero generalmente se ignora en dichos presupuestos energéticos. Se utilizan ecuaciones simples para ilustrar el destino de la energía ingerida, como I = R + P + H. Alternativamente, la producción es P = I – H – R. 

Si bien siempre se esquematiza la producción secundaria como un proceso muy simple en el que la masa fluye de un nivel trófico al siguiente, la realidad es un poco más compleja. La producción es un proceso de crecimiento que primero debe agregarse a la masa de los individuos antes de que pueda consumirse en el proceso de fluir a un depredador o al siguiente nivel trófico. Así que es un proceso de dos pasos: el crecimiento individual primero crea una nueva biomasa de la población, luego parte de la biomasa fluye al siguiente nivel como una porción de los individuos consumidos por los depredadores. 

 

Categorías: Ecología, General