Biología

Inicio Fisiología Animal Somanbulismo

Somanbulismo

Publicado por Ramón Contreras

El sonambulismo es un fenómeno fisiológico que se da en los seres vivos, sobre todo juveniles o adolescentes, durante la ensoñación. No se conocen las causas que producen la actividad motora que se conoce por sonambulismo. El sonambulismo se considera una alteración del sueño incluida dentro de las parasomnias, no relacionadas con la falta de sueño. Sin embargo, en contra de lo que se opina comúnmente los sonámbulos no están en la fase REM del sueño, que es en la que se tienen sueños, sino que ocurre antes durante la fase del sueño de onda lenta, las fases 3 y 4 del sueño en humanos. Los estudios evidencian que los sonámbulos no realizan el movimiento ocular lateral propio del sueño REM, la ensoñación profunda.

Los estudios realizados en seres humanos describen que alrededor del 20% de las personas son propensas a padecer sonambulismo y que son los varones los que tienen más tendencias sonámbulas que las mujeres. El sonambulismo se da principalmente entre las edades de 11 y 16 años. A pesar de todo, parece haber cierta predisposición genética al sonambulismo, aumentando la probabilidad de ser sonámbulo si los padres han sido sonámbulos durante la adolescencia. A parte de las causas hereditarias, también parece estar influido por el estrés y otras variaciones fisiológicas (se han descrito asociaciones con periodos de alcoholismo, uso de sedantes y vejez).

El sonambulismo suele aparecer en una edad muy temprana, entre los 4 y los 6 años y suele acabar a mitad de la adolescencia, con 15 años de media. No obstante el sonambulismo puede darse también durante la edad adulta. Los sonámbulos se levantan de la cama con objetivos claros, tareas a realizar antes de poderse sumir, de nuevo, en el sueño reparador, una de las más comunes es la limpieza. Para lidiar con sonámbulos parece ser mucho mejor convencerles de que ya han realizado las tareas que se han propuesto que intentar llevarlos a la cama obligados.

Durante la fase de sueño no REM en la que se produce el sonambulismo el cerebro se encuentra descansando, pero la actividad física del cuerpo todavía no ha sido desconectada. Durante el sueño REM la mayoría de funciones motoras se desconectan para que las acciones que se llevan a cabo durante el sueño REM se realicen tan solo en la mente del durmiente.

Durante los episodios de sonambulismo se reproducen conductas aprendidas durante la vigilia, aunque se repiten de forma incoherente. Para considerar a una persona sonámbulo los episodios de actividad durante el ensueño deben repetirse entre 2 y 3 veces por semana.

Se han asociado los terrores nocturnos en un 20% de los casos de sonambulismo. Mientras que otras parasomnias, como la fantasmagorías, son debidas a otros motivos, pues al final de estas el paciente recuerda los episodios, en contra de los episodios de sonambulismo.

El tratamiento adecuado de los trastornos del sueño es común, mejorar la higiene del sueño. Es decir, acotar un horario estable de sueño, acabar las tareas antes de irse a dormir y en general entrar en el sueño poco a poco, sin imposición.

Categorías: Fisiología Animal