Biología

Inicio Conservación, Ecología Patrones de dinámica forestal

Patrones de dinámica forestal

Publicado por Victoria González

El modelo de dinámica forestal de Oliver y Darson de 1990 distingue cuatro etapas:
1. Reiniciación de la comunidad: la colonización de una nueva área se puede dar a partir del banco de semillas del suelo, a partir de estructuras vegetativas que han permanecido viables tras la alteración, o bien por dispersión desde áreas adyacentes. Normalmente el tipo de alteración que se ha producido previamente marca en gran medida el éxito relativo de las especies que pueden establecerse. Por ejemplo, después de un incendio, se dan mejor las especies que rebrotan a partir de estructuras subterráneas.
Esta es una etapa de duración variable, en función de la disponibilidad de propágulos y la fertilidad del suelo. En las sucesiones primarias, como el suelo no es muy fértil, la etapa dura mucho porque a las especies les cuesta establecerse.

restauracion

2. Exclusión: los individuos empiezan a competir por la disponibilidad de recursos. Esta competencia puede ser inter o intraespecífica. En esta fase se excluye la entrada de nuevos individuos y se da una fuerte reducción en la densidad.

3. Reiniciación del sotobosque y regeneración: esta etapa comienza con la aparición de nuevas especies de herbáceas, arbustos y plántulas de árboles que colonizan el suelo del bosque. Suelen ser especies tolerantes a la sombra, pues se establecen en condiciones de baja radiación lumínica. Entre los 60 – 80 años tras la reiniciación del bosque comienza esta etapa, cuya transición desde la exclusión es gradual. Los mecanismos de actuación no están claros, pero se habla de:
– Incremento en la radiación lumínica que llega al suelo del bosque: según va creciendo el bosque, por fenómenos de competencia algunos individuos quedan suprimidos, y puede empezar a entrar radiación en cierto ángulo que llega al sotobosque.
– Incremento del dióxido de carbono, que las plantas usan para la fotosíntesis, en el suelo del bosque.

4. Bosque adulto: un bosque alcanza este estado cuando las especies que lo configuran empiezan a alcanzar su longevidad promedio, que es variable según la especie. En esta etapa algunos individuos empiezan a morir, y algunos caen. Esto genera un claro en el dosel de tamaño variable, y que se puede cerrar de varias maneras:
– Por crecimiento de especies en la periferia.
– Por crecimiento de especies que pre-ocupaban el claro y no mueren con la caída del árbol.
– Por colonización o llegada de nuevas especies al claro, y que son especialistas en ocupar este tipo de nichos.
Es difícil que una especie arbórea llegue a formar parte del dosel sin haber pasado por la etapa previa de claro.

Algunos autores diferencian dos subetapas: el bosque adulto y el bosque verdaderamente adulto. Este último se caracteriza por la dinámica de claros: mezcla heterogénea de manchas que se encuentran en distintas fases o etapas de regeneración. Además, mientras que en el bosque adulto las especies son coetáneas, en el bosque verdaderamente adulto la estructura de edades es multietánea, y forman comunidades estructuralmente mucho más complejas.

Categorías: Conservación, Ecología