Biología

Inicio Ecofisiología, Ecología La estrategia de las plantas tolerantes al estrés.

La estrategia de las plantas tolerantes al estrés.

Publicado por Marlene

En 1977 Grime publicó un artículo muy citado que aún se utiliza, en el que describía tres estrategias de las plantas: competitivas, ruderales y tolerantes al estrés. Hablaremos ahora de las tolerantes al estrés. La identificación de las formas de estrés características de hábitats particulares no es más que un aspecto del análisis que es necesario para determinar la influencia del estrés en la vegetación. Otro requisito es estimar hasta qué punto el estrés limita la producción primaria en diferentes tipos de vegetación. La necesidad de tales estudios surge porque el rol del estrés cambia de acuerdo con su

gravedad. La baja intensidad del estrés, característica de los hábitats productivos, funciona como un modificador de la competencia, mientras que el estrés severo ejerce un impacto dominante y más inmediato sobre la composición de las especies y la estructura de la vegetación a través de sus efectos directos sobre la supervivencia y la reproducción.

Si bien las identidades de las especies tolerantes al estrés varían de acuerdo con el tipo de estrés, existe abundante evidencia que sugiere una similitud básica en los mecanismos por los cuales las plantas se adaptan para sobrevivir a diferentes formas de estrés severo.

Considerando la adaptación al estrés severo en cuatro tipos de hábitat contrastados. En dos de estos (hábitats ártico-alpinos y áridos) la producción de plantas es baja y el estrés lo impone principalmente el medio ambiente. En el tercero (hábitats sombreados) el estrés es inducido por la planta, mientras que en el cuarto (hábitats deficientes en nutrientes) el estrés puede deberse a la baja fertilidad del hábitat y/o a la acumulación de nutrientes minerales en la vegetación. A partir de ese estudio, se muestra que las plantas vasculares adaptadas a formas contrastadas de estrés severo exhiben una gama de características que, aunque varían en mecanismos detallados, representan adaptaciones básicamente similares para asegurar condiciones de productividad limitada. Estas características, incluyen tasas de crecimiento inherentemente lentas, el hábito siempre verde, los órganos longevos, el secuestro y la rotación lenta del carbono, los nutrientes minerales y el agua, la baja plasticidad fenotípica, entre otros. Además algunas permiten a la planta vegetativa una explotación oportunista de condiciones temporalmente favorables, como la rápida activación de los estomas en las plantas esclerófilas y de sombra y el brote rápido de las raíces de las suculentas.

Como en el caso de la estrategia competitiva, no se puede hacer una generalización simple con respecto a la estatura y la forma de vida de las plantas tolerantes al estrés. Aunque en ambientes extremadamente improductivos, la tolerancia al estrés está asociada con árboles, arbustos y hierbas de baja estatura, se debe tener en cuenta el hecho de que muchos de los árboles tolerantes a la sombra en los hábitats templados y tropicales son de larga vida y alcanzan un tamaño muy grande en madurez.

Una característica adicional que puede predecirse para las plantas tolerantes al estrés es la baja palatabilidad. Debido a sus tasas de crecimiento lentas, es probable que toleren tasas de recuperación de la defoliación lentas, por que posiblemente hayan experimentado una selección hacia la resistencia a la depredación.

Categorías: Ecofisiología, Ecología