Biología

Inicio Ecología Cadena trófica

Cadena trófica

Publicado por Ramón Contreras

Parafraseando al químico Lavoisier “la masa ni se crea ni se destruye, solo se transforma”. Con esta frase dicha por el químico francés en el siglo XVIII es tal vez el inicio al que hay que remontarse para hablar de las cadenas tróficas. Aunque también podría hacerse referencia a la ley de la Relatividad de Einstein, en la que demostraba que la energía y la masa se transformaban una en otra.

Cadena trófica

En ecología denominamos cadenas tróficas al paso de la materia y la energía a través de las especies que forman parte de un ecosistema. En ocasiones también puede denominarse pirámides tróficas porque la energía que se transfiere de una especie a la siguiente es cada vez menor. Pero pasemos a explicar las cadenas tróficas poco a poco.

Una cadena trófica está formada por las especies de seres vivos que componen un ecosistema y que su interacción entre ellos es la depredación. En cualquier cadena trófica el primer eslabón, o la base de la pirámide si lo imaginamos así, son los autótrofos. Los seres vivos capaces de captar la energía solar son el primer paso de todas las cadenas tróficas, ya sean plantas, algas o microorganismos fotosintetizadores. Estos organismos son capaces de crear materia orgánica a partir de materia inorgánica. Además de estos existen bacterias autótrofas capaces de obtener su energía a partir de la descomposición química de materia inorgánica. Tras los productores primarios, los autótrofos, encontramos los consumidores primarios y los secundarios.

Veamos un ejemplo muy simplificado para entender la cadena. Una vez transformada la energía solar por los vegetales, los productores primarios, los herbívoros, los consumidores primarios, se alimentarán de estas plantas. En el paso de un eslabón a otro parte de la energía se pierde (se disipa en forma de calor que va a la atmósfera). Cuando los herbívoros se comen las plantas no aprovechan el 100% de la materia que ha creado la planta. Gracias a las plantas que comen los herbívoros pueden crecer (transforman la materia de la planta en la materia propia del herbívoro). Además una parte de la energía que los herbívoros obtienen de degradar la materia vegetal se disipa en forma de calor.

La cantidad de energía o materia que forma parte del eslabón de los herbívoros es menor que la de los vegetales. Por eso muchas veces se representa la cadena trófica de un ecosistema en forma de pirámide. Para representar la pérdida de materia y energía que hay en el ecosistema.

De manera similar cuando un carnívoro, un consumidor secundario, se come a un herbívoro no aprovecha toda la materia de que estaba formado el herbívoro y además también disipa parte de la materia consumida para generar calor. Finalmente suelen situarse en la cúspide de la pirámide trófica los consumidores terciarios, los animales carroñeros o descomponedores (bacterias y hongos, entre otros). La materia y la energía va de un escalón a otro perdiéndose una parte en cada eslabón.

Normlamente las relaciones tróficas en un ecosistema no son tan simples. Si no que hay varios consumidores primarios y varios consumidores secundarios, con distintas relaciones tróficas entre ellos. La idea de la cadena trófica hace referencia a que si se elimina un eslabón la transmisión de energía y materia se detiene afectando a todo el ecosistema.

Categorías: Ecología