Biología

Inicio Biología celular Flagelo de eucariotas

Flagelo de eucariotas

Publicado por Ramón Contreras

Los flagelos son estructuras celulares cuya función principal es la movilidad de la célula. Existen flagelos tanto en procariotas como en eucariotas. Sin embargo, a pesar de ello la complejidad estructural del flagelo de bacterias es muy inferior a la del flagelo de eucariotas. Además existen otras muchas características de ambas que dan a entender que no comparten un origen evolutivo. Puedes leer más sobre el flagelo de bacterias en el artículo que le dedicamos aquí (próximamente).

Corte transversal de un flagelo típico eucariota.

Corte transversal de un flagelo típico eucariota.

A diferencia de los flagelos bacterianos en eucariotas las células presentan tan solo uno o dos flagelos, mientras que en bacterias pueden tener entre 1 y varios cientos. En eucariotas el flagelo puede estar situado bien en la parte de delante y tirar de la célula o en la parte de detrás y empujar a la célula. Al primer grupo de eucariotas se les denomina acrocontos y al segundo grupo, más moderno evolutivamente hablando, se les denomina opistocontos.

Otra diferencia de los flagelos eucariotas respecto a los bacterianos es la forma en que baten. Mientras que los flagelos bacterianos cuentan con una pieza rotativa en la base, que hace girar todo el flagelo 360º, en eucariotas por otra parte el movimiento helicoidal de 360º se produce, no desde la base del flagelo, si no desde un punto situado alejado de la membrana celular, por lo que no todo el flagelo rota. Además el flagelo de eucariotas tiene la capacidad de moverse, gracias a su estructura interna, mientras que el de bacterias cuenta con solo una pieza móvil en su base.

Estructura: los flagelos son cilindros de diámetro uniforme y redondeado en su extremo. La estructura interna está recubierta por la membrana plasmática. En su interior se encuentra el axonema, un conjunto de proteínas tubulares ordenadas. En el centro del axonema encontramos 2 microtúbulos centrales unidos entre sí, rodeados por otros nueve dobletes. En la base del flagelo encontramos una estructura, también de microtúbulos, denominada cuerpo basal u organizador. Esta estructura es idéntica a los centriolos, que está formada por 9 tripletes de microtúbulos, ambas relacionadas con el citoesqueleto y el movimiento celular.

Los microtúbulos son estructuras proteicas formados por dímeros de alfa y beta globulina, puedes leer más sobre ellos, su ensamblaje y sus diversas funciones en las células eucariotas, aquí (próximamente).

En el flagelo uno de los microtúbulos de cada doblete tiene asociado dos dineínas. Estas proteínas son capaces de hidrolizar ATP y con ello cambiar su conformación, que hará que se mueva el microtúbulo. Los nueve dobletes exteriores se unen al doblete interior mediante polipéptidos que interaccionan con el interior, para acompasar el movimiento de los 9 dobletes. Cómo se lleva a cabo esta función todavía es desconocido. Además los 9 dobletes están conectados entre sí por otras proteínas.

Los microtúbulos tienen proteínas accesorias, MAPs (proteínas microtubulares asociadas), que intervienen en su estabilización entre ellos y con la membrana plasmática, quinesinas ( kinesinas o cinesinas) dineínas y dinaminas, son las MAPs más conocidas. Sobre los microtúbulos las proteínas IFT, de transporte intraflagelar, son las encargadas del ensamblaje de nuevas proteínas en los microtúbulos y del transporte de ATP y otros compuestos celulares. Las IFT son impulsadas por dineínas y cinesinas.

Categorías: Biología celular