Biología

Inicio Biotecnología Cultivo hidropónico

Cultivo hidropónico

Publicado por Ramón Contreras

El cultivo hidropónico es una de las alternativas modernas a la agricultura tradicional en las regiones con poco suelo cultivable, ya sea por falta de espacio o bien por suelos contaminados por metales pesados, nitrógeno o un pH no apropiado para un determinado cultivo.

Fue en el siglo XIX cuando los investigadores de la fisiología vegetal de la absorción de los nutrientes de la planta observaron que las raíces absorben los nutrientes en modo iónico. Para que los minerales estén en ese estado químico es necesario que estén disueltos en agua. El suelo en sí solo tiene la función de la resistencia mecánica de la planta y como reservorio de nutrientes que serán liberados lentamente a medida que se hidrate el suelo. Así que una vez eliminada la necesidad de la planta de la resistencia mecánica, al cultivar las plantas en invernaderos, sin corrientes de viento, lluvias o depredadores la necesidad del suelo es casi nula.

Esquema de cultivo hidropónico con la raíz flotante

Esquema de cultivo hidropónico con la raíz flotante

Los invernaderos con cultivo hidropónico mantienen las raíces de las plantas sumergidas en agua en la que se diluyen los elementos esenciales para el crecimiento vegetal. De esta manera se evita la necesidad de abonar la tierra. Permitiendo el control total de la planta, siendo capaces de modificar las condiciones de oxigenación o concentración de nutrientes específicos. Además los cultivos hidropónicos evitan la propagación de parásitos y enfermedades de las raíces que pueden viajar por el suelo, puesto que ante la detección de una enfermedad puede cambiarse todo el medio de cultivo.

La tierra de cultivo retiene siempre una cantidad de nutrientes de forma inevitable. Al introducir los nutrientes necesarios para la planta directamente en forma líquida se evita el sobre abonado de las plantas, por lo que no se contaminan las aguas subterráneas con nitratos o sulfatos.

De hecho el cultivo hidropónico ha resultado ser más eficiente que el cultivo tradicional. Esto es debido a que los nutrientes están más accesibles para la planta. Que a su vez no debe gastar tanta energía en la obtención de nutrientes, por lo que puede dedicar esa energía sobrante al crecimiento de su parte aérea.

La combinación de las técnicas de crecimiento de invernadero y las de la hidroponía han permitido el cultivo y la autosustentación de zonas que de otra manera eran no aptas para el cultivo. Entre otras ventajas el cultivo hidropónico permite cultivar un mayor número de plantas en el mismo espacio, puesto que éstas no dependen de un suelo pueden crecerse en tubos situados unos sobre otros.

El cultivo hidropónico como contrapartida requiere una mayor cantidad de agua, puesto que las raíces han de estar constantemente sumergidas. Además este tipo de cultivo requiere una mayor inversión tanto económica para el invernadero y el personal que lo maneja.

Categorías: Biotecnología