Biología

Agrobacterium

Publicado por Ramón Contreras

El género Agrobacterium y en especial la especie Agrobacterium tumefaciens son de importancia capital tanto en la agricultura, por ser parásitos de algunas plantas. Aunque se han aprovechado para la biotecnología y la ciencia biológica.

Filogenia e historia evolutiva: actualmente todo el género de Agrobacterium ha sido revisado y reordenado en su mayoría en el género Rhizobium, algunas de las especies se han clasificado dentro de sus propios géneros, creados expresamente para ellos como: Stappia, Ruegeria o Pseudorhodobacter. Sin embargo, la importancia y la historia de Agrobacterium en la ciencia hace que el género, pese a no ser taxonómicamente hablando correcto, se siga usando de forma generalizada. A. tumefaciens ha recibido el nombre de Rhizobium radiobacter (aunque también se conocía como A. radiobacter) y otras agrobacterias han cambiado simplemente el nombre del género, como Rhizobium vitis o R. rhizogenes. Por lo tanto el género Rhizobium pertenece a la familia taxonómica Rhizobiaceae, del Orden Rhizobiales, de la Clase Proteobacerias alfa del Filo Proteobacteria, del dominio Bacteria.

Algunos Agrobacterium son los responsables de los callos en el tallo visibles en muchos árboles y plantas.

Algunos Agrobacterium son los responsables de los callos en el tallo visibles en muchos árboles y plantas.

Descripción: las bacterias del género Rhizobium son bacilos GRAM negativas (recuerda lo que es la tinción de GRAM en nuestro artículo aquí). La característica más importante del género Agrobacterium es que algunos de sus miembros son capaces de generar tumores en plantas. Algunos “agros” hacen tumores en el tallo y otros en las raices, como A. rhizogenes. A. tumefaciens hace los tumores en la base del tronco, en la zona donde se une a la raíz. Para producir dicha infección poseen un plásmido de alto peso molecular llamado Ti (inductor de tumor). Puedes ver que es un plásmido en nuestro artículo aquí.

Este plásmido contiene la información para 196 genes. El llamado ADN-T (ADN de Transferencia) se introduce en el genoma del huésped y con la maquinaria de la planta se producen los genes que dan lugar al callo. Estos genes alteran las hormonas de la planta, mediante la producción de estimuladores de la síntesis de auxinas y citoquininas (de las que puedes leer aquí y aquí), además de opinas, que son la fuente de nitrógeno que empleará la bacteria . De esta forma la planta no puede controlar su crecimiento celular.

Distribución y hábitat: El género Rhizobium está muy extendido. Algunas de sus especies presentan exclusividad de hospedador, como es el caso de R. vitis que solo infecta a la vid. Cuando se crecen las bacterias con el plásmido Ti a más de 28ºC éste se pierde, perdiendo la bacteria su capacidad para introducir ADN en el genoma de la planta.

Interacción con el ser humano: El ser humano se ha aprovechado de las características de estas bacterias para introducir genes en plantas. Eliminando los genes virulentos del ADN-T y poniendo en su lugar los genes de interés. El plásmido al mantener los genes vir (los encargados de introducir el ADN-T) es capaz de introducir cualquier ADN que se coloque en la región de transferencia. Las plantas obtenidas por este método “natural” son las llamadas plantas transgénicas y algunos de los genes que se han introducido ayudan a la planta a mejorar su resistencia a la sequía, a algún parásito o aumentan su producción de hojas o frutos.

Puedes leer más sobre el plásmido Ti en nuestro artículo, aquí.

Categorías: Biotecnología, Microbiología