Biología

Inicio Anatomía animal Los Nefrones

Los Nefrones

Publicado por Pablo Morales

Evolución del riñón estudiada por el desarrollo embrionario

Apenas por una cuestión de facilidad se estudiará el riñón humano en más detalle, recordando que este representa la estructura excretora de los vertebrados terrestres.

Estructura del Riñon Humano

El nefron es la unidad estructural y funcional del riñón de los mamíferos, siendo compuesto por un tubo más o menos enrollado, de paredes metabólicamente activas y llenas de microvellosidades, tubo urinífero, asociado a numerosos vasos sanguíneos, entre ellos dos redes capilares, glomérulo de Malpighi y red peritubular.

El tubo propiamente dicho es formado por la cápsula de Bowman, tubos contorneados proximal y distal, separados por el asa de Henle.

Varios tubos uriníferos desaguan en un tubo colector, que se abre al bacinete, una zona central del riñón, donde parten los uréteres en dirección a la vejiga. Esta se abre al exterior a través de la uretra.

En la parte vascular del nefron la sangre, venida desde la arteria renal, entra en la cápsula de Bowman por la arteriola aferente, que se capitaliza formando el glomérulo de Malpighi en el interior de la cápsula.

Estos capilares se reúnen en la arteriola eferente, que irá nuevamente a capilarizar en torno de los tubos contorneados y del asa de Henle, formando la red peritibular. Estos capilares forman vénulas que van a terminar en la vena renal.

La arteriola eferente presenta un diámetro menor que la aferente, aumentando la presión en el interior del glomérulo y forzando una filtración abundante. Por ese motivo, la sangre fluye pasivamente y con baja presión hacia la red peritibular, facilitando los fenómenos de reabsorción y secreción.

Formación de la Orina en el Riñon de un mamífero

Cápsula de Bowman – zona inicial de saco en forma de taza, que se localiza en la región cortical del riñon. Aquí ocurre la filtración, a través del endotelio del capilar del glomérulo y de la pared de la cápsula, que impiden el pasaje de células y macromoléculas. El resultado es el filtrado glomerular, una mezcla de agua, sales minerales, urea, glucosa,  vitaminas, etc todo en concentraciones iguales a las que se aprecian en el plasma.

Tubo contornado proximal – inmediatamente a continuación de la cápsula de Bowman, es una porción del tubo bastante arrollada y aún localizada en el cortex renal. Sus paredes realizan transporte activo de sales, nutrientes, etc hacia el medio interio, lo que causa reabsorción de agua por ósmosos pues la presión osmótica en el tubo es baja.

Ansa de Henle – Porción del tubo en forma de U, subdividida en zona descendente y ascendente; que se sumerge en la médula del riñón. La porción descendente de la ansa es permeable al agua (que pasa hacia los capilares peritubulares) pero poco permeable a las sales y urea, por lo que existe una concentración de la orina. Lo inverso ocurre en la porción descendente, donde el tubo es impermeable al agua y más permeable a las sales, que salen por difusión y transporte activo, aumentando la presión osmótica de los fluidos intersticiales de la médula renal.

Tubo contorneado distal – Zona terminal del tubo urinífero, nuevamente bastante enrollada y de vuelta al cortex renal. Aquí ocurren importantes fenómenos de secreción, con transporte activo, sobre todo de K+ y H+, lo que mantiene el Ph sanguíneo adecuado. Otras sustancias, como venenos y drogas, pueden ser secretadas para la orina a este nivel.

Tubo colector – Mas allá que no forma parte del tubo urinífero, está aquí considerado debido a que es un importante participante en la formación de orina. Este tubo es muy permeable al agua, impermeable a los iones y atraviesa la médula (zona muy hipertónica del riñon) se da la reabsorción de grandes cantidades de agua, aun presente en la orina, volviéndola mucho más concentrada.

La orina producida en el final de este proceso, apenas contendrá 1% del agua inicialmente filtrada, una pequeña parte de las sales minerales y ningún nutriente.

Categorías: Anatomía animal