Biología

Inicio Anatomía humana Arteria maxilar

Arteria maxilar

Publicado por Pablo Morales

La arteria maxilar es la que abastece de sangre oxigenada las estructuras profundas de la cara. Esta artera pasa justo por detrás de la mandíbula.

La arteria maxilar surge de la división de la arteria carótida externa. Cuando esta arteria se divide en dos ramas terminales, la rama mayor es la arteria maxilar (la rama menor es la arteria temporal superficial), que nace justo detrás del ángulo de la mandíbula, atraviesa la glándula parótida y luego discurre por dentro de  la fosa infratemporal.

ARTERIA MAXILAR

Podemos distinguir varias porciones en esta arteria: la porción mandibular, la porción pterigoidea y la  porción pterigopalatina.

La primera porción pasa entre el cuello de la mandíbula y el ligamento esfenomandibular, luego discurre paralelamente al nervio aurículotemporal, cruza el nervio alveolar y corre a lo largo del borde del músculo pterigoides lateral. En esta porción, las ramificaciones de la arteria maxilar serían: la arteria auricular profunda, la arteria timpánica anterior, la arteria meníngea media, la arteria alveolar inferior,  y la arteria meníngea accesoria.

La segunda porción también posee muchas ramificaciones: la rama pterigoides, la arteria temporal profunda, las arterias temporales profundas y la arteria bucal.

La tercera porción, también llamada pterigopalatina, discurre dentro de la fosa  del mismo nombre, en relación con el ganglio pterigopalatino. Se considera que en  esta porción surge la rama terminal de la arteria maxilar. Las ramificaciones a este nivel serían: la arteria nasopalatina (rama terminal de la arteria maxilar), la arteria palatina descendiente, la arteria alveolar postero-superior, la arteria infraorbital y la arteria faríngea.

A través de sus diversas ramificaciones, la arteria maxilar aporta sangre rica en oxígeno hacia los maxilares, los  músculos que intervienen en la masticación (masetero, temporal, pterigoideos), hacia los dientes, el paladar y las meninges.

Como todas las arterias, la arteria maxilar posee una pared compuesta por tres capas.

  • La capa más interna está formada por: el endotelio, (que es un epitelio compuesto por una única capa de células epiteliales planas), la lámina basal y una capa de tejido conectivo: la capa subendotelial.
  • La capa media, en la cual encontramos fibras musculares lisas circulares, también fibras de colágeno y fibras elásticas. El músculo liso de esta capa se contrae para ayudar a que la sangre transite por dentro de la arteria.
  • La capa externa: Está formada por tejido conectivo de tipo laxo,  compuesto por fibroblastos y colágeno.

En el  caso de traumatismos faciales severos, la arteria maxilar puede dañarse ocasionando hemorragia nasal abundante. En algunos casos, la hemorragia puede ser detenida mediante taponamiento anterior. Si la hemorragia es recurrente, el siguiente paso sería el taponamiento posterior. En el caso de persistir el problema de la hemorragia, también se puede embolizar la arteria. Esto significa que se obstruiría la arteria maxilar, para detener el flujo por ella. Debido a la particular irrigación arterial facial, se pude obstruir la arteria maxilar sin detrimento de la irrigación sanguínea hacia los tejidos faciales. La técnica de embolización se hace mediante cateterismo, a través de un equipo médico especializado.

Categorías: Anatomía humana