Biología

Inicio Microbiología, Técnicas en biología Técnicas para medir el crecimiento bacteriano

Técnicas para medir el crecimiento bacteriano

Publicado por Victoria González

Cuando un microorganismo está en un medio adecuado para su crecimiento se va a reproducir. Si el medio no es adecuado, permanece en fase de latencia, muere o esporula. Cuando un microorganismo crece, lo hace de forma equilibrada: sintetiza todos sus componentes cuando los necesita. El tiempo de generación es el tiempo que tarda una célula madre en proporcionar dos células hijas, y depende del medio de cultivo.

La medición en laboratorio del crecimiento microbiano, se puede llevar a cabo de distintas formas:
Contaje de unidades: también llamado contaje en placa. Es un buen método, ya que permite contar tan solo las células viables, es decir, aquellas capaces de dividirse para dar descendencia. Teóricamente, cada célula viable puede dar lugar a una colonia. Hay dos formas de llevar a cabo este conteo: por siembra en superficie o por vertido en placa. En la siembra en superficie se coloca menos de 0,1 mililitro en la superficie del medio, usando una barra de vidrio doblada y estéril. En el vertido en placa, el medio estéril se mezcla con el inoculo y se incuba. En este caso, el inoculo puede ser de 0,1 a 1 mililitro. Además, por medio de ultrasonidos se pueden separar un poco las colonias para contarlas mejor. En cuanto al número de diluciones que debe tener el inoculo, se hacen diluciones seriadas, generalmente en base diez. El número de colonias multiplicado por el factor de dilución nos da el número de colonias reales.

Cámara de contaje: se emplea para medios líquidos. Su mayor inconveniente es que no distingue las células vivas de las células muertas o de las partículas en suspensión. En estas cámaras la superficie del porta lleva marcada una rejilla que facilita el conteo.

Medidas de masa celular y turbidez: las células pueden dispersas la luz. Cuantas más células haya en una suspensión, más luz se dispersa. Esta dispersión se puede medir con un espectrofotómetro o con un fotómetro. Para los organismos unicelulares, la densidad óptica – unidad de medida del espectrofotómetro-, es proporcional, dentro de unos límites, a la masa celular y al número de células, por lo que se puede usar como medida de contaje indirecta. Para evitar cometer mucho error, hay que realizar una curva estándar que relacione las medidas directas con las medidas indirectas de turbidez. Además, también se puede relacionar el peso seco con el número de células: se filtra un volumen conocido y se dejan secar las muestras. La masa seca de las células bacterianas es aproximadamente un diez o veinte por ciento de la masa húmeda.

Contaje de colonias: otras veces, no se parte de células sino de un número conocido de esporas. Los contadores de colonias miden el paso de las partículas por una solución salina por unidad de volumen. Se pueden fijar límites para que solo se midan las partículas de un determinado tamaño, por ejemplo de entre 0,2 y 1 nanómetro. El problema de este método es que solo cuenta partículas, y no diferencia las células vivas de las muertas.

Categorías: Microbiología, Técnicas en biología