Biología

Inicio Evolución, Protistas Sincitios y colonias: pasos en la evolución desde los organismos unicelulares a los pluricelulares

Sincitios y colonias: pasos en la evolución desde los organismos unicelulares a los pluricelulares

Publicado por Javier García Calleja

Solemos pensar que los organismos vivos se dividen en unicelulares y pluricelulares. La cosa no es tan sencilla.

  • Los seres vivos que están constituidos por una sola célula realizan también todas las actividades propias de la vida, tales como la nutrición, la reproducción y las relaciones con el medio externo; son organismos como los demás, aunque unicelulares, es decir, que una sola célula ejecuta todas estas funciones.
  • Hay un segundo grupo de organismos constituidos por muchas células: son seres pluricelulares. Esta agrupación celular puede ser sencilla o bien adquirir gran complejidad morfológica.

¿Y qué es eso de los “plasmodios y sincitios”?

La constitución celular, tal como conocemos, no siempre se da en todas las masas vivientes, sino que a veces se encuentran organismos constituidos por una masa plasmática con varios núcleos sumergidos en ella, no apreciándose límites celulares: esto constituye un plasmodio. Una masa celular con varios núcleos.

Aun cuando el plasmodio tiene una masa citoplasmática continua, se admite, sin embargo, que cada núcleo rige la actividad del citoplasma que le envuelve, llamándose enérgida a este territorio citoplasmático (cercano) controlado por el núcleo. El plasmodio se origina por divisiones sucesivas del núcleo, acompañadas por un aumento de masa del citoplasma, a. pesar de lo cual éste no se divide.

De aspecto parecido al plasmodio, pero formado por fusión de células, es el sincicio (tambien llamado sincitio o cenocito). Aquí, las células, en un principio individuales, emiten prolongaciones que se fusionan, y queda generalmente una red de células, sin límites que separen las unas de las otras.

A medio camino se sitúan los organimos coloniales.

Un organismo colonial: Volvox

Se establecen puentes citoplasmáticos y de mucílago, produciendo una esfera hueca llena de mucílago y visible a simple vista. Cada célula constituyente tiene dos flagelos, una mancha ocular sensible a la luz y un cloroplasto. Volvox (por ejemplo)  tiene reproducción sexual, y aquí ya se aprecia un principio de diferenciación morfológica entre los individuos que componen la colonia. Volvox puede ser ya considerado como un individuo pluricelular, individuo que está destinado a «morir», salvo las células que constituyen la línea germinal.

Individuos pluricelulares.

La actividad de las células agrupadas para constituir una unidad morfológica superior se traduce por una especialización de sus funciones, que lleva, como consecuencia, a una diferenciación también morfológica.

Especialización y diferenciación son pues palabras asociadas a los organismos pluricelulares. Si las células de un organismo,aún siendo muchas, no se encuentran especializadas, no podríamos hablar con propiedad de individuo pluricelular sino colonial.

En el alga verde Ulva se advierte cómo las células terminales son las encargadas del crecimiento, con lo que aparece una división del trabajo. En los musgos se observa cómo las células se diferencian de la siguiente manera:  unas para realizar la fotosíntesis,  otras, al alargarse, se transforman en pelos rizoides que tomarán agua del suelo, proporcionando además soporte a la planta, mientras que unas terceras se encargan de la reproducción, asegurando la permanencia de la especie.

Alga del género ULVA

En los organismos pluricelulares aparecen los tejidos.

La agrupación celular, con la consiguiente diferenciación del trabajo fisiológico, representa una mayor eficacia en la actividad del conjunto. La división del trabajo presupone unas adaptaciones de la forma de la célula a la función que ha de realizar, para poder así efectuar su cometido con mayor perfección. El resultado de las adaptaciones celulares a un trabajo fisiológico determinado es la aparición de grupos de células con una morfología típica y con una función propia: este conjunto celular constituye un tejido.

Entre los vegetales inferiores las agrupaciones celulares suponen el principio de la formación de un tejido, aunque imperfecto, puesto que no está diferenciado, y al cual podemos denominar parénquima. En este tejido todas las células llevan a cabo funciones diversas.

 

Categorías: Evolución, Protistas