Biología

Inicio Protistas Myxomycotas, mixomicotas, mohos mucilaginosos

Myxomycotas, mixomicotas, mohos mucilaginosos

Publicado por Ramón Contreras

Cuando uno habla de amebas parece que hay que pensar siempre en seres unicelulares que extienden sus pseudópodos para desplazarse arrastrando el núcleo y todo el cuerpo celular. Sin embargo las amebas, de las que ya hablamos en su artículo aquí (próximamente) cuentan con seres pluricelulares entre sus filas. El Filo Amoebozoa cuenta con el Intrafilo Myxomycota (casi un filo aparte). Este intrafilo tiene un aspecto de mohos mucilaginosos, aunque son completamente informes y su organización es muy limitada.

Reproducción y ecología de los líquenes

Filogenia e historia evolutiva: como ya hemos dicho las myxomycota son parte del Filo Amoebozoa y además se incluyen en el Subfilo Conosa (que se caracterizan por ser flagelados o al menos mantener el centrosoma característico de los flagelos). Myxomycota cuenta con alrededor de mil doscientas especies descritas repartidas en 3 Clases. La Clase Protostelea incluye solo el Orden taxonómico Protostelida y el Orden Dictyostelea igualmente cuenta tan solo con el Orden Dictyostelida. La tercera Clase, Myxogastrea, es la más abundante y sus especies se distribuyen en 6 Ordenes algunos de ellos divididos en subórdenes, Ceratiomyxida, Liceida, Trichiida, Stemonitida, Echinosteliida, Physarida.

Descripción: aunque comúnmente se denominan mohos mucilaginosos, se diferencian diversos tipos, todos eucariotas (presentan núcleo). Todos ellos forman agregados denominados plasmodios (células plurinucleadas originadas por división del material genético pero sin división del citoplasma) durante alguna etapa de su ciclo. Como todas las amebas son heterótrofas, no realizan la fotosíntesis. Aunque forman agregados que pueden llegar hasta los 20 kilos de peso son seres unicelulares sin ningún tipo de actividad conjunta entre ellos, salvo en materia reproductora. Cada Clase taxonómica forma un tipo de plasmodio distintivo basado en los cuales se ha hecho su clasificación taxonómica.

Este grupo tiene un ciclo de vida complejo dividido en tres fases. En la primera de ellas son unicelulares libres y tienen el aspecto de una ameba (mixameba) o se desplazan con flagelos, no presentan pared celular (principal diferencia con los hongos) y solo cuentan con una dosis génica, son haploides (n). Bajo determinadas circunstancias ambientales (cuando las condiciones empiezan a ser desfavorables) se agregan entre ellas formando los plasmodios diploides (2n) que pueden verse a simple vista. Tras esto el moho forma un cuerpo fructífero diploide con un pedúnculo y forma esporas (similar a los esporocarpos de hongos) que liberará esporas. Cuando las condiciones ambientales vuelvan a ser favorables las esporas se convertirán en mixamebas haploides

Distribución y hábitat: este grupo de seres vivos está muy ligado al agua, por lo que sus formas de vida libre se darán solo en temporadas de lluvias, puesto que viven en los intersticios del suelo o los troncos de los árboles, donde es más fácil ver los plasmodios que se forman sobre la corteza en descomposición en el suelo tras las lluvias. Debido a su alimentación a base de bacterias y otros unicelulares hongos, levaduras… pueden ser beneficiosos para evitar las infecciones de los bosques húmedos en los que crecen.

Interacción con el ser humano: aunque no son económicamente importantes para el ser humano su peculiar ciclo de vida ha sido de gran interés científico y ha permitido entender mejor como fluye el citoplasma entre células conectadas entre sí.

Categorías: Protistas