Biología

Inicio Microbiología Espiroquetas

Espiroquetas

Publicado por Ramón Contreras

Dentro del dominio Bacteria existen numerosos Filos. Entre ellos uno presenta una morfología única que lo diferencia de los otros evolutivamente las espiroquetas. Este grupo descubierto en el siglo XIX fue rápidamente clasificado a parte del resto, debido a su curiosa morfología en forma de muelle estirado. Desde entonces las pruebas filogenéticas basadas en ADN han demostrado que efectivamente eran un grupo de bacterias diferenciadas hacía mucho tiempo atrás del resto de bacterias.

El género Pseudomonas, las bacterias para todo

Filogenia e historia evolutiva: Las espiroquetas forman un Filo único (monofilético) Spirochaetes, el filo cuenta tan solo con una Clase taxonómica Spirochaetia, que está formada únicamente por un Orden Spirochaetales. Por lo tanto este Filo se divide tan solo en 3 familias taxonómicas pero son tan grandes sus diferencias, observadas por filogenia del ARN 16S, con otros grupos bacterianos que se han tenido que poner en un Filo aparte. Las 4 familias son Spirochaetaceae, Brachyspiraceae y Brevinemataceae, muy relacionadas genéticamente y Leptospiraceae, cada una de ellas con múltiples géneros y especies. En estos grupos encontramos géneros de interés como Borrelia, Treponema o Leptospira.

Descripción: Las espiroquetas son bacterias bastante peculiares, no solo en su forma, sino por ejemplo tienen su material genético en un cromosoma lineal, no circular como otras bacterias y algunos plásmidos complementarios que diferencian metabólicamente a algunas especies. Existen gran variedad de espiroquetas adaptadas a todo tipo de ambientes, desde vida libre flageladas hasta parásitos de insectos y animales, aunque son todas quimiorganotrofas. Estas bacterias son GRAM negativas. Su forma es muy característica, alargada en forma de hélice, presentando a veces un extremo en forma de gancho.

Estas bacterias cuentan con flagelos, dependiendo de la especie entre 2 y 100. Los flagelos (llamados filamentos axiales), se encuentran estrechamente relacionados con la membrana plasmática y no están libres por el medio en una vaina o envoltura en el espacio periplasmático, aunque su composición y genética es muy similar a la de los flagelos de otras bacterias. Independientemente del número los flagelos se insertan en un extremo de la bacteria y el flagelo recorre el cuerpo por la vaina periplasmática. Gracias a la posición de los flagelos son capaces de realizar tres tipos de desplazamientos, rotando sobre su eje, flexionando su largo cuerpo o bien de forma helicoidal.

Distribución y hábitat: las espiroquetas de vida libre se encuentran tanto en el suelo como en el agua. Las parásitas suelen tener un ciclo de vida que incluye a varios hospedadores diferentes, por ejemplo una garrapata y un mamífero o un mosquito y un ave.

Interacción con el ser humano: varias especies de este Filo son de importancia médica pues son capaces de infectar al ser humano, o alguno de los animales domesticados. Como por ejemplo Treponema pallidum causante de la sífilis en humanos y conejos (lee más de ella aquí, próximamente). También encontramos varias especies, 12 de las 36, del género Borrelia que pueden infectar al ser humano causando alguna enfermedad, desde la borreliosis en humanos, aves o bóvidos hasta la enfermedad de Lyme. Además en el género Leptospira encontramos varias especies que pueden causar fiebre amarilla.

Categorías: Microbiología