Biología

Inicio Bacteriología, Microbiología Tipos de flagelo según su localización en bacterias

Tipos de flagelo según su localización en bacterias

Publicado por Ramón Contreras

Los flagelos son orgánulos celulares que sobresalen de la célula. Se encuentran tanto en procariotas como en eucariotas y son la primera forma de locomoción celular que se originó. La mayoría de organismos unicelulares viven en medios líquidos, en ellos la movilidad puede ser una opción, en contraposición a flotar. Para hacernos una idea de la importancia de los flagelos mencionar que todos los Reinos de seres vivos cuentan con individuos flagelados, tanto eucariotas, como arqueas y bacterias los presentan. En estos tres grupos los flagelos han aparecido de forma independiente durante su evolución otorgando a cada uno de ellos unas características propias, que los diferencian. Lee sobre el flagelo en eucariotas aquí (próximamente) y sobre el flagelo de arqueas aquí (próximamente).

Imagen al microscopio de campo claro de una bacteria de V. cholerae, con su flagelo.

Imagen al microscopio de campo claro de una bacteria de V. cholerae, con su flagelo.

El flagelo bacteriano está formado por varios elementos que permiten el movimiento de la célula mediante la rotación de la pieza que se encuentra libre en el medio. Las bacterias flageladas pueden contar con uno o más flagelos. Hablaremos de la estructura del flagelo bacteriano en este artículo aquí (próximamente).

En las bacterias de forma bacilar encontramos flagelos polares, si se situan en los extremos del bacilo o apolares si su inserción es en un lateral. Dependiendo de su inserción en la célula se denominan peritricas si disponen sus flagelos por toda su superficie (Escherichia coli). En estas bacterias lo más habitual es que no funcionen todos los flagelos a la vez, sino que solo se muevan aquellos que impulsen a la bacteria en la dirección deseada.

Si cuentan con un único flagelo en un polo estamos ante una bacteria monotrica (Vibrio cholerae). Gracias a los cambios de orientación de la base del flagelo estas bacterias son capaces de girar y orientarse en el medio, como un barco cambiando la orientación de su timón.

Mientras que si tiene varios flagelos en un único punto de inserción o en polos opuestos de la célula se denominan lofótricas. Multiples flagelos empujando la célula pueden otorgar mayor velocidad a la bacteria aunque a un coste energético superior. Por el contrario si tienen un único flagelo en cada lado reciben el nombre de anfítricas, con este sistema las bacterias se aseguran una alta maniobrabilidad, permitiendo cambiar de dirección muy rápidamente con tan solo detener uno de sus flagelos y activar el movimiento del opuesto.

Bacterias del género Selenomonas, que cuentan con varios flagelos lofotricos, los tienen agrupados en una formación denominada fascículo. En ella los flagelos se enrollan unos con otros helicoidalmente.

Una mención especial deben recibir las espiroquetas, cuyos flagelos se encuentran enrollados sobre la célula, en el espacio periplasmático, denominándose filamento axial. La rotación de estos flagelos produce la rotación de la célula completa, cuyo desplazamiento puede recordar al de un sacacorchos. Lynn Margulis, creadora de la Teoría endosimbiotica, sugirió que las espiroquetas podían ser la base evolutiva de los flagelos eucariotas. Puesto que algunos flagelos eucariotas cuentan con un pequeño acúmulo propio de ADN en su base, lee sobre la teoría aquí (próximamente).

Dentro del género Vibrio y en algunas otras proteobacterias se han descrito dos conjuntos de flagelos, codificados por genes diferentes. Los motores principales polares y otros peritricos que ayudan a los polares cuando el medio es denso.

Categorías: Bacteriología, Microbiología