Biología

Inicio Genética Terminación de la transcripción de ARN

Terminación de la transcripción de ARN

Publicado por Ramón Contreras

La transcripción es el proceso mediante el cual el ADN es traducido a ARN. Puedes leer más sobre el proceso y sus componentes en los artículos que le hemos dedicado con atención a cada uno de ellos, por ejemplo, a la ARN polimerasa, la enzima encargada de llevar a cabo este proceso que está conservado en todos los seres vivos del planeta, o los factores de transcripción, FT, que son proteínas que colaboran con la ARN polimerasa para que se una correctamente a la región promotora del ADN, justo antes de las regiones que codifican a os genes que hay que traducir en cada momento.

La transcripción es un proceso muy regulado, al ser el paso indispensable para la vida de la célula, se han de generar proteínas y sin el ARN no se puede traducir en proteínas, el proceso ha sido muy estudiado. En la actualidad conocemos 3 fases diferenciadas de la transcripción: la iniciación, como se denomina el proceso de anclaje de la ARN polimerasa a la hebra de ADN, la elongación, que es la transcripción propiamente dicha y finalmente la terminación, que es el punto en el que la polimerasa se desengancha del ADN, liberando el ARN y permitiendo que la doble hebra de ADN se cierre de nuevo.

La ARN polimerasa va uniendo bases nitrogenadas por enlace fosfodiéster, generando el ARN de forma complementaria al ADN. La finalización del proceso ocurre cuando la ARN pol lee una determinada secuencia de ADN terminadora (t). Estas secuencias tienen dos regiones con un alto porcentaje de bases nitrogenadas guanina y citosina con una separación de longitud variable, seguidas (entre 7 y 9 bases detrás) de una región de alto porcentaje de timina (que se transcribirá en uracilo y tiene unas 6 bases). De esta forma cuando el ARN es sintetizado a partir de estas regiones adopta una estructura en horquilla debido al autoapareamiento de las G con las C, que desestabiliza el conjunto de la polimerasa- ARN- ADN. Produciendo la separación de la polimerasa y el ADN, que rápidamente cierra la doble hebra, impidiendo la entrada de ninguna polimerasa.

Además de este mecanismo se han descrito algunos genes que las secuencias son ricas en tan solo citosina más del 40%, denominadas regiones rut. Estas regiones tienen entre 50 y 90 pb e interaccionan fuertemente con proteínas rho. De tal manera que cuando se sintetiza el ARN de esta secuencia estas proteínas se unen a él y mediante la hidrolisis de ATP cierran la burbuja de transcripción, forzando la salida de la ARN pol. Estas proteínas actúan como hexámeros y se incluyen en la familia de las helicasas, las mismas que intervienen en la apertura y cierre de la burbuja de transcripción. Cuando se sintetiza la secuencia rut, une las proteínas rho y éstas avanzan por el ARN hasta alcanzar a la ARN pol, parada en la secuencia de terminación y se encarga de la separación del complejo ARN-polimerasa-ADN.

Destacar que es el transcrito de ARN el que activa la terminación en ambos casos y no la secuencia de ADN frente a la lectura de la ARN pol.

Categorías: Genética