Biología

Inicio Biotecnología, Fisiología Vegetal Hormonas vegetales: Auxinas

Hormonas vegetales: Auxinas

Publicado por Ramón Contreras

Las auxinas son hormonas vegetales, fitohormonas, indispensables para la regulación del crecimiento y el tropismo de los órganos vegetales. Junto con las citoquininas (lee más de ellas aquí) y las giberelinas regulan la mayoría de los procesos fisiológicos en vegetales. Las auxinas se han descrito en todo el mundo vegetal, desde algas y bacterias hasta plantas superiores y hongos. El ácido indolacético (IAA) es la auxina más común en las plantas y se forma a partir del L-triptófano.

Historia: las auxinas (el IAA) fueron las primeras hormonas vegetales descubiertas en 1928 por F. W. Went aunque no fueron aisladas hasta 1934 por Kögl y Haagen-Smith. Desde entonces se buscaron sustancias que tuvieran un efecto similar en plantas, dando lugar al resto de los actuales miembros de las auxinas NAA y 2,4 –D entre otros.

Biosíntesis y síntesis artificial: no se sabe exactamente la ruta de síntesis del IAA. Sin embargo si parece estar claro que las auxinas derivan del aminoácido L-triptófano. Durante su síntesis el grupo indol se mantiene contante pero sufre una descarboxilación y una desaminación. La síntesis de auxinas en la planta suele estar asociada a periodos de crecimiento y se encuentra preferentemente en os meristemos activos y fluye hacia las hojas y raíces secundarias para estimular su crecimiento. Las auxinas más comunes son el IAA, el ácido naftalenacético (NAA) y el ácido 2,4-diclorofenoxiacético (2,4-D).

La estructura molécular del ácido indol acético es bastante sencilla.

La estructura molécular del ácido indol acético es bastante sencilla.


Descripción química: los estudios llevados a cabo con el IAA y otros compuestos sintéticos que actúan como él es que el anillo indólico es esencial para su funcionamiento. Éste resulta ser una estructura bicíclica formada por un anillo de 5 carbonos (un pirrol) y un benceno de 6 carbonos. El indol es una molécula arómática y por tanto volátil, lo que hace que las auxinas tengan difenrete capacidad para permanecer en la planta dependiendo de los residuos que se unan al doble anillo. Por ejemplo, el NAA es más volátil que el IAA.

Función y método de acción: Las auxinas estimulan el crecimiento, la división o la elongación, de las células. La elongación de las células viene dada por el aumento de su volumen interno. Al llegar a la célula la auxina causa dos reacciones. La primera más rápida estimula el movimiento de las vesículas de la célula, así como la síntesis de ATPasas y enzimas que degradarán la pared celular, para dar sitio al crecimiento celular. La respuesta lenta estimula la transcripción de genes implicados en la síntesis de una nueva pared celular.

Usos humanos: Las auxinas se emplean profusamente en agricultura. Tanto en agricultura tradicional donde se utilizan para asegurar el enraizamiento de una planta trasplantada como en agricultura moderna para hacer aparecer las raíces en los procesos de micropropagación a partir de callos, para saber más sobre la micropropagación y sus ventajas puedes leer nuestros artículos sobre la totipotencia en cultivos de tejido vegetal aquí o el objetivo del cultivo de tejido vegetal aquí. También se pueden aplicar auxinas a las flores para estimular la obtención de frutos partenocárpicos a partir de ovocélulas no fecundadas. Los frutos se ven muy influidos por las auxinas, tanto durante su crecimiento y amarre como para la retención de frutos inmaduros y la caída de los maduros. Se pueden usar también como herbicidas en dosis mayores.

Categorías: Biotecnología, Fisiología Vegetal

4 comentarios para “Hormonas vegetales: Auxinas”





Realizar un comentario