Biología

Inicio Fisiología Animal El asa de Henle

El asa de Henle

Publicado por Ramón Contreras

Los riñones son los órganos encargados de filtrar la sangre de impurezas y restos de células muertas para mantener la concentración adecuada de sus elementos. Lee más sobre los riñones y su función en el artículo que le dedicamos aquí (próximamente). Esta labor de filtrado se lleva a cabo por intercambio iónico, principalmente, en las nefronas, las unidades estructurales responsables de la purificación de la sangre.

El asa de Henle de una nefrona puede variar en tamaño.

El asa de Henle de una nefrona puede variar en tamaño.

El asa de Henle es una sección concreta del túbulo renal que forma las nefronas. Su nombre deriva de su descubridor, el médico y anatomista alemán Friederich G. Henle. En esta región, que tiene forma de U, o de asa, se hallan muy próximas las dos partes del túbulo contoneado, la proximal y la parte distal. En el riñón ambas partes del túbulo se encuentran en la corteza renal, mientras que el asa de Henle se encuentra dentro de la fracción denominada médula renal. Dependiendo de la profundidad que alcance el asa de Henle se pueden diferenciar entre dos tipos de nefronas. Aquellas cuya asa de Henle entran tan solo un poco en la médula son denominadas nefronas corticales y llegan únicamente a la médula externa. Por el contrario, las que poseen un asa de Henle larga se denominan yuxtamedulares y su longitud va desde la médula interna hasta el extremo de la papila, el lugar donde se colecta la orina para verterse al cáliz renal. Las nefronas con largas asa de Henle son las que concentran más la orina, pues tienen mayor superficie para reabsorber el agua. Los animales adaptados a la vida en medios con poca agua tienen mayor número de este tipo de nefronas.

Función:
la región proximal del asa de Henle es una región permeable, a diferencia de las regiones proximal y distal de túbulo renal. Gracias a esto en el asa de Henle es posible el intercambio de agua y de iones entre el riñón. En la pared del asa de Henle las células presentan su membrana un conjunto de acuaporinas, que permiten la absorción de agua de forma pasiva, mientras que no permite el paso de iones y urea, llegando a filtrar casi un 25% del agua que se pasa por el riñón.

En el lado ascendente del asa, que es más estrecha, la pared de túbulo es impermeable al agua y permite la reabsorción de iones. Los canales que se encuentran son los de los iones de sodio, potasio y cloro. En la zona basolateral se encuentran transportadores de bomba de sodio potasio. Mientras que en la zona apical se encuentran transportadores activos de los 3 iones. Debido a estas diferencias en la absorción de agua e iones entre ambas partes del asa de Henle se produce un efecto multiplicador en contracorriente, estratificándose los compuestos osmóticos del intersticio medular, siendo la parte más cercana a la corteza menos concentrada que la más cercana a la papila renal, que se encuentra unas 4 veces más concentrada en iones.

Finalmente para que no se acumule el agua en exceso es captado rápidamente por los vasa recta ascendentes, que son un conjunto de capilares que corren rectos y paralelos al asa de Henle en la médula renal. En el interior de los vasa recta la sangre se mueve muy lentamente para que no haya un fuerte desequilibrio osmótico entre la médula renal y la sangre.

Categorías: Fisiología Animal