Biología

Tipos de tallos

Publicado por Javier García Calleja

En la mayoría de las plantas los tallos son aéreos, pero en algunos casos se desarrollan sobre la superficie o bajo la superficie del suelo. Aunque estos últimos tienen apariencia de raíces, su estructura es la de un tallo. Algunas especies bianuales o perennes se defienden de la estación fría formando tallos subterráneos que almacenan sustancias de reserva, que sirven, al año siguiente, para la formación de brotes aéreos.

 

Se diferencian tres tipos de tallos subterráneos.

  • Rizomas. Poseen unas escamas protectoras y raíces adventicias. Cuando pasa el invierno las yemas originan brotes que salen al exterior, y que, a veces, adquieren un gran tamaño, como es el caso de la platanera. Otros ejemplos de rizomas son: la grama, el lirio, el aro.
  • Tubérculos. Son porciones de tallo subterráneo que almacenan gran cantidad de reservas. Ejemplos: la patata, la batata.
  • Bulbos. Tienen un tallo —corto, por lo general— con raíces en la parte inferior y una yema en la parte superior, protegida por unas hojas que almacenan sustancias de reserva. Ejemplos: la cebolla, el ajo, el tulipán.

Algunos tallos aéreos reciben nombres especiales, entre los que destacan los siguientes:

  • Tronco. Es el tallo ramificado de los árboles (gran tamaño) y arbustos (pequeño tamaño).
  • Caña. Tallo cilindrico con los nudos muy marcados. Ejemplo: el trigo.
  • Estolón. Es un tallo rastrero, como ocurre en algunos tallos de la fresa.
  • Zarcillo. Tallo que se enrolla a un soporte. Ejemplo: algunos tallos de la vid.
  • Espina. Tallo modificado que adquiere una forma puntiaguda. Ejemplo: el majuelo.

 

En las plantas anuales, de tallos perennes encontramos dos posibilidades:

  • La planta vive varios años, pero la parte aérea se renueva anualmente (plantas vivaces). Ejemplo: la patata. Las yemas de un tubérculo de patata colocado bajo tierra originan tallos aéreos y tallos subterráneos. Los tallos aéreos mueren durante el primer año, después de producir flores y frutos con semillas. Los tallos subterráneos producen tubérculos, que originan una nueva planta
  • La planta vive varios años y fructifica una sola vez al final de su vida. Ejemplo: la pita. Sus hojas acumulan reservas durante varios años; al final se forma un tallo que produce flores y frutos con semillas y la planta se muere. La planta vive varios años y fructifica anualmente. Los árboles y arbustos producen tallos aéreos que viven durante varios años. A partir de una cierta edad florecen y fructifican todos los años, hasta que la planta se agota y muere.

 

 

Categorías: Botánica, Técnicas de Botánica

Realizar un comentario