Biología

Inicio Botánica Briofitas

Briofitas

Publicado por Ramón Contreras

Las briofitas se consideran las primeras plantas en conquistar el medio terrestre con éxito. Estas plantas no levantan grandes tallos del suelo y todavía tienen gran dependencia del agua para su reproducción e incluso para su vida diaria, puesto que no retienen el agua de su interior de forma muy efectiva. Además no cuentan con tejidos especializados en la obtención de nutrientes (raíces) o la fotosíntesis (hojas). No necesitan gran cantidad de sustrato para crecer, por lo que se les puede encontrar en cualquier sitio con una humedad relativa elevada.

La flor de Navidad

Filogenia e historia evolutiva: En sentido amplio (sensu lato) las briofitas se consideran a todas las plantas no vasculares que existen. Esto incluye a tres grupos, los musgos, las verdaderas, o sensu stricto, briofitas (División Bryophyta), de las que existen las hepáticas o helechos (División Marchantiophyta) y finalmente los antoceros (División Anthocerotophyta). Cada uno de ellos tiene la categoría de Filo (en plantas denominados divisiones), por lo que están todos en la base de la taxonomía de las plantas, dando una idea de lo diferente que son estos grupos.

Descripción: Las briofitas no presentan hojas ni tallo verdadero, aunque pueden presentar un caulidio (un falso tallo sin estructura vascular) o filidios que asemejan hojas, pero igual sin nerviación verdadera. Su tamaño medio va de 1 a 10 cm aunque el más grande puede llegar a los 60 cm. Los musgos que se asocian a cursos de agua dulce suelen ser de mayor tamaño que los que han conquistado el medio terrestre. Los musgos presentan 2 tipos de reproducción una asexual, mediante gemación se divide el gametofito (la forma vegetativa haploide), dando gametos con n cromosomas. El gametofito forma arquegonios, estructuras reproductoras, que mediante la fusión de 2 células (fecundación) forma un cigoto de 2n cromosomas, diploide, que dará lugar al embriofito que crecerá sobre el gametofito y generara esporas haploides (n) por meiosis, que se esparcirán y al crecer darán nuevos individuos gametofitos, n.

Los musgos no cuentan con las cutículas y ceras que protegen a las hojas de los vegetales vasculares de la perdida de agua por sus superficies. Sin embargo, tienen la capacidad de deshidratarse y volver a hidratarse sin morir. Además su fecundación necesita de agua para que los gametos se encuentren en el medio líquido.
Distribución y hábitat: la distribución de las briofitas es mundial. Se encuentran en todos los ambientes donde haya humedad, aunque sea durante un corto periodo de tiempo, incluidos los desiertos o bajo el mar. En principio son más comunes en zonas con bajas temperaturas y alta humedad o grandes precipitaciones. Curiosamente los musgos tienen a crecer en las zonas de más sombra, tanto de árboles, montañas, etc. esto es debido a que la insolación es menor y por lo tanto la perdida de agua en ese lado, por lo que en el hemisferio norte son más frecuentes en la cara norte de las montañas y árboles y en la cara sur en el hemisferio sur.

Interacción con el ser humano: los musgos son muy sensibles a la contaminación por lo que muchas veces se emplean como sensores de este tipo para ciudades y zonas urbanas. De los briofitos se pueden sacar diversos componentes naturales destinados a la industria farmacéutica y cosmética.

Categorías: Botánica