Biología

Inicio Biotecnología Vida en Marte

Vida en Marte

Publicado por Ramón Contreras

Las especulaciones sobre la vida fuera de la Tierra han acompañado a la humanidad desde que esta miro hacia el cielo una noche despejada. En la actualidad las probabilidades de que exista vida fuera del planeta divide a la comunidad científica. El planeta más cercano con el que especulan los especialistas es Marte. El vecino del planeta Tierra ha sido estudiado en profundidad con el objeto de comprobar la existencia de vida, tanto en la actualidad como en el pasado. Con esa idea se han enviado misiones al planeta rojo para recoger muestras con la intención de analizar no solo la existencia de vida si no también la posibilidad de una futura colonización humana.

Cultivos transgénicos y biodiversidad

Por lo tanto se trabaja en tres frente a la hora de hablar de la vida en Marte. ¿Hubo vida en Marte? ¿Hay vida en Marte? ¿Podemos colonizar Marte y qué necesitaríamos para ello?

Al respecto sobre la existencia actual de vida marciana las pruebas de exploración llevadas a cabo en la segunda década del siglo XXI parecen indicar que en caso de existir sería microscópica. El descubrimiento de agua líquida, base principal para la vida en la tierra, dio esperanzas a los amantes de los retos biológicos. Sin embargo, el agua de marte es líquida gracias a las altas concentraciones de perclorato, que permiten que no se congele a las temperaturas marcianas (alrededor de los menos treinta grados centígrados de media anual). Hasta el momento no se han recuperado muestras vivas de Marte, si bien es verdad que la exploración apenas ha comenzado en la superficie. El estudio de la atmosfera de Marte parece demostrar que la vida basada en el ADN o ARN, tal y como la conocemos, no podría sustentarse en la superficie del planeta (ni al menos en los 7 primeros metros de profundidad).

Varias misiones de diferentes países se han enviado al planeta rojo con la intención de averiguar si realmente existe vida: El programa Viking de 1976 fue el primero en intentarlo con resultados inconcluyentes, tras ésta la sonda Beagle 2 en 2003, la sonda Phoenix en 2008, y el Mars Science Laboratory (el Curiosity) en 2012 hicieron lo propio con diferente éxito en la obtención de información sobre las condiciones para la vida en Marte. En 2018 se espera que una nueva sonda, ExoMars, recorra la superficie del planeta en busca de muestras de vida.

Al respecto de si en un estado anterior de Marte existió vida las opiniones son más diversas todavía si cabe. Gracias a los meteoritos que se han identificado como provenientes del planeta vecino la controversia está servida. El análisis con microscopia electrónica ha revelado en la superficie de alguno de estas rocas formaciones cristalinas que podrían ser debidas a la presencia de microorganismos transformadores. En diferentes meteroritos ALH84001 o Nakhla se han encontrado formas geométricas microscópicas como esferas o formas regulares que en la tierra se asocian comúnmente con microorganismos. En este último meteorito se encontraron hidrocarburos y otras moléculas orgánicas que si bien pueden estar formadas por microorganismos, también pueden formarse mediante reacciones químicas y físicas sin la presencia de seres vivos. Parte del problema radica en que no se conocen las condiciones marcianas y extraplanetareas lo suficiente como para asegurar que esas formaciones son de origen biológico.

Categorías: Biotecnología