Biología

Inicio Anatomía humana Carpo, los huesos de la muñeca

Carpo, los huesos de la muñeca

Publicado por Ramón Contreras

Se denomina carpo al conjunto de huesos que se haya en la muñeca del ser humano. Estos huesos que se articulan unos con otros otorgan a la extremidad una gran flexibilidad de movimientos, desde rotaciones completas sobre la base del brazo hasta torsiones laterales en complementación con el brazo. Estos huesos permiten a la mano humana la realización de gran número de movimientos precisos. Los huesos del carpo son de pequeño tamaño y son todos ellos esponjosos, es decir poco densos y en su interior se encuentran espacios denominados trabéculas, donde se hallan las células tanto de formación como degradación del hueso (osteocitos, de los que puedes leer más en su artículo aquí, próximamente) y la irrigación del hueso. En la evolución humana el aumento de la precisión de los movimientos de la mano han ayudado al desarrollo de la especie. Estos 8 huesos están unidos por ligamentos y forman dos filas de 4 huesos cada una. Estas filas se han denominado proximal (la más cercana al brazo) y distal, la que se haya más próxima a los dedos.

Los ventrículos del corazón

Los 4 huesos distales son: el escafoides, semilunar, piramidal y pisiforme. El escafoides es un hueso cúbico con 6 caras, de las cuales tres intervienen en articulaciones. A modo de ejemplo, puesto que enumerar todas las articulaciones posibles sería largo y tedioso, dado que los 8 huesos interactúan con los huesos cercanos en 3 o 4 articulaciones, comentaremos las articulaciones del escafoides y del hueso semilunar. El escafoides articula con el radio (procedente del brazo), con el semilunar y con 3 huesos de la hilera distal (grande, trapezoide y trapecio). El hueso semicircular, denominado así por su forma. A pesar de eso también presenta una forma cúbica e interviene en 4 articulaciones, la mencionada, con el radio a su vez y con el hueso piramidal (de su misma fila) y con el hueso ganchoso de la hilera distal.

La segunda fila, la distal, cercana a los dedos, está compuesta por 4 huesos que desde el lado medial al lateral son el ganchoso, el hueso grande, trapezoide y trapecio. A la unión de estos 8 huesos se le denomina carpo y tiene un aspecto externo cuadrangular, aunque en realidad sea ligeramente convexo en la parte dorsal y cóncavo en la parte palmar.

No solo por su gran movilidad es importante el carpo. Por su interior corre el denominado túnel carpiano. Entre los huesos del carpo y los ligamentos que los mantienen unidos se encuentra un recorrido estrecho por el que han de pasar todos los ligamentos, tendones y nervios que articulan los dedos y a la mano con el brazo. El famoso síndrome del túnel carpiano, es debido a la inflamación de estos ligamentos que pinzan el nervio mediano dejando la mano dormida o entumecida y hasta dolorida, efecto que puede extenderse por el brazo depende de la importancia del pinzamiento del nervio. A través del túnel carpiano discurren hasta 9 tendones de músculos que inervaran los dedos y la palma de la mano. Puedes leer más sobre el síndrome del túnel carpiano y sus síntomas y causas en su propio artículo aquí (próximamente).

Categorías: Anatomía humana